Energía y cambio climático

 

Carlos Gil Giner, Colegio Calasancio Zaragoza

En nuestro planeta, y ya desde hace unos años, se está produciendo un fenómeno muy importante, al que quizás los ciudadanos no damos la importancia que tiene. Se trata del cambio climático.

Tenemos que ser conscientes, que el cambio climático no sólo va a suponer graves problemas en un futuro, que van a tener que soportar nuestros descendientes, sino que ya está provocando problemas a la ciudadanía actual, sobretodo, problemas de salud. Nosotros como ciudadanos, quizá pensemos que poco podemos hacer frente a este problema, pero no es así. Todos podemos contribuir dentro de nuestras posibilidades para intentar frenar el cambio climático.

En primer lugar, debemos de apoyar a nuestros gobernantes para que inviertan en el desarrollo de nuevas energías, que tengan un bajo grado de contaminación y que no perjudiquen al medio ambiente. Se han conseguido ya progresos importantes en algunas de estas energías como en la energía eólica que aprovecha el viento con molinos para mover motores generadores de energía eléctrica; la energía de las olas del mar, que mediante dispositivos adecuados puede producir energía eléctrica; y la energía solar que produce gran cantidad de energía eléctrica mediante paneles solares.

En segundo lugar, nosotros podemos llevar a cabo muchas acciones en nuestra vida cotidiana que contribuyan a disminuir la contaminación y el consumo de energía y por tanto, consigan frenar el cambio climático. Podemos destacar entre estas acciones las siguientes: apagar la luz cuando no se necesita. Muchas veces no nos damos cuenta y dejamos la luz encendida cuando salimos de una habitación. Además debemos de aprovechar al máximo la luz natural e intentar pintar las habitaciones de colores claros para que sean más luminosas y necesiten menos luz.

Hay que cambiar las bombillas actuales por otras de bajo consumo. Si sustituimos cinco bombillas actuales por cinco de bajo consumo dejaremos de producir doscientos cincuenta kilos de dióxido de carbono.

Además, es importante apagar completamente los aparatos eléctricos cuando no se estén utilizando, lo que se denomina apagar el stand by. En algunos hogares, el consumo de los aparatos eléctricos cuando están en stand by puede llegar a suponer el diez por ciento del consumo de energía de ese hogar. También hay que desenchufar los cargadores de móviles cuando no se está cargando ningún teléfono, pues los cargadores gastan energía si están enchufados a la luz. Vistiéndonos según la temperatura ambiental evitamos tener que encender la calefacción y el aire acondicionado cuando no sea realmente necesario. Y si evitamos el baño y utilizamos la ducha y bajamos el termostato del agua también ahorramos energía.

Nosotros, los ciudadanos, aunque no lo creamos, tenemos a nuestro alcance un gran número de medidas, muy sencillas de llevar a cabo, para conseguir frenar el cambio climático y aunque pensemos que estas medidas son poco importantes, si todos las practicamos, conseguiremos dar un paso muy importante en la resolución del problema.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón