Odio recíproco

 

Sergio Badules, IES Félix de Azara

Aquella lóbrega mañana, observando al pelotón de fusilamiento, el teniente Erik Hoffman rememoró el día que llegó aquel tren desde Berlín, el vagón de la desesperación.

Despuntó el alba, sonó la corneta, las tropas fueron convocadas a formar. En la lejanía del horizonte se vislumbraba la humeante chimenea de aquel ferrocarril desolador.

A los nuevos soldados se les encogía el corazón y se les estremecía el alma al ver cómo los pasajeros eran tratados como ganado, incluso como bestias, separados de sus vástagos.

La muchedumbre se agolpaba, de repente, un disparo al aire; el teniente acababa de llegar. No pudo evitar fijarse en sus cardados cabellos negros, en aquellos relucientes zafiros por ojos, en su dentadura de marfil, en su tersada y rosada piel de seda,.., en ella.

Era una verdadera pena, una mujer tan bella condenada a una vida de esclavitud, no podía permitir semejante atrocidad, así que la muchacha se convirtió en su sirvienta.

Tres meses después, Dalia pensaba que todo podía ir a peor, había encontrado el infierno en la tierra, había superado más penurias que Dante, por lo que vivía atemorizada en el desván de la lúgubre mansión de su señor.

Erik Hoffman la amaba, la idolatraba en su intimidad, anhelaba su fragancia, era la visión que perturbaba su mente.


Por un beso de sus aterciopelados labios qué no daría, qué no daría por una caricia de aquellas delicadas y frágiles manos, qué no daría por poseer a aquella mujer toda la vida.

El impasible teniente decidió declarar sus sentimientos, entre tímidos susurros que suspiraban por el corazón de su amada; mas aquel amor no era recíproco, la aversión y el pavor desencadenados por ese monstruo fascista en el alma de la joven le prohibían corresponder al teniente.

El militar, iracundo, descargó toda su furia contra la mujer, cogió un cuchillo y lo hundió en las entrañas de Dalia; el amor y el odio habían fulminado a esta pareja.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón