Rodolfa vuelve a sonreir

 

Miguel Labarta, 2º ESO IES Sierra de Guara

Érase una vez, una niña llamada Rodolfa, que vivía con su abuela porque se habían divorciado y la madre no quería que viviera con el padre, y éste no quería que la niña viviera con su madre. Entonces la niña a regañadientes, se tuvo que ir a vivir con la única abuela que le quedaba. Fue lo mejor porque si no Rodolfa tendría que soportar todo el rato las peleas de sus padres y el bulling que le hacían sus "amigas".

Sus padres estaban divorciados, por su nombre, por las gafas "culo vaso" que llevaba, por ser maniática a los gérmenes y por lo que más bulling le hacían era por ser del Madrid y gustarle Ronaldo, mientras sus amigas eran del Barça y les gustaba Messi. Para ellas, sus "amigas", eso era un delito tan grande como salir a la calle sin maquillar, aunque ella salía sin maquillar siempre. Sus "amigas" las muy... le decían una cosa cada día.

Como el padre sabía que estaba ocurriendo esta situación, se mudó con la niña para quitarle todo este peso de encima; la madre y la abuela se quedaron en Teruel. La madre de la madre, la yaya, le pregunta a su hija que por qué se habían divorciado, ella no le supo responder, al final respondió: "No sé, llevamos tanto tiempo enfadados que yo ya no me acuerdo de porqué es". Su madre le respondió: "Pues llámalo a ver si él se acuerda". ¡Riiing, riiing!
-Hola Julia, ¿qué quieres?
-¿Tú te acuerdas de por qué nos divorciamos?
-No.
-Entonces... ¿volvemos?
-Sí, la verdad es que me dolía estar enfadados.

El padre se lo dijo a la niña y vivieron felices y comieron regalices, porque si en todos los cuentos comen perdices, se va a quedar en peligro de extinción.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón