Vuelven los rombos

 

La nueva señalización en televisión busca unificar la imagen en todas las cadenas y orientar al espectador

Alicia Gracia (Periódico del Estudiante)

Los niños y adolescentes españoles de los años sesenta sabían perfectamente qué tenían que hacer cuando veían aparecer, cada día, a la familia Telerín en la televisión. Cleo, Teté, Maripí, Pelusín, Coletas y Cuquín cantaban el famoso soniquete "Vamos a la cama" cada día en Televisión Española, a las 20.30 horas en invierno y a las 21 horas en verano. Con su recordada melodía, la televisión anunciaba el final de la programación infantil y daba paso a la programación adulta. Esta ráfaga televisiva fue creada en 1964 por José Luis Moro Escalona, fallecido hace ahora un año, y su hermano Santiago, y producida por los Estudios Moro, pioneros de la publicidad y animación en España. Este separador de contenidos por edad, en la encuesta realizada por Televisión Española en su 50 aniversario, fue la imagen más recordada de esta televisión.

Todo esto que para algunos fue una situación cotidiana, es ajeno a los espectadores adolescentes de la actualidad pero la idea de separar contenidos televisivos según la edad puede volver a producirse. La Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC), organismo público que desde el 2013 tiene asignada la regulación del mercado audiovisual español, tiene previsto aprobar en los próximos días un nuevo diseño, basado en pictogramas, para presentar en las pantallas la calificación por edades de los contenidos en televisión.

Esta nueva imagen para anunciar la valoración de los programas, recuerda a los dos rombos, una fórmula que estuvo vigente en Televisión Española desde los años 60 hasta principios de los 80. Esta imagen televisiva reformulada para el siglo XXI tiene ciertos aspectos en común con el código de regulación de contenidos por rombos, denominado así por la figura que se usaba para indicar la calificación del censor. Este fue un sistema usado por el Comité de Censura de TVE, entre 1963 y 1984 aproximadamente, para regular los contenidos en televisión, sobre todo los que no eran adecuados para los niños. Contaba con dos niveles: un rombo indicaba que el contenido estaba destinado a mayores de 14 años, y dos rombos, programas no aptos para menores de 18 años.

Ahora, ese sistema puede volver a nuestras pantallas de televisión, pero modernizado y más exhaustivo. El pasado verano, todos los grupos audiovisuales que forman parte del Código de Autorregulación sobre Contenidos Televisivos e Infancia (RTVE, Atresmedia, Mediaset, Net TV, Veo TV y la Federación de Organismos de Radio y TV Autonómica), así como las principales asociaciones de usuarios, acordaron un nuevo código de calificación por edades en televisión -hasta ahora, los contenidos en la televisión española se han regido por este acuerdo, aprobado en el 2004 por el Gobierno de España y los canales de TVE, Antena 3, Cuatro, Telecinco, La Sexta y la FORTA- que tiene como objetivo "proteger a los niños de contenidos perniciosos en televisión").

Los parámetros y los grupos de edad

El documento que se presenta ahora busca catalogar los contenidos por grupos de edad, a partir de siete parámetros: violencia (simbolizado con el pictograma de un puño cerrado sobre fondo negro), miedo o angustia (una araña blanca sobre fondo negro), sexo, discriminación, drogas, conductas imitables y lenguaje (un bocadillo de cómic con signos). Por otro lado, los grupos de edad se dividirán en siete: Especialmente recomendado para la infancia, Apto para todos los públicos, No recomendado para menores de 7 años, No recomendado para menores de 12 años, No recomendado para menores de 16 años, No recomendado para menores de 18 años y Contenidos X.

Este código televisivo basado en pictogramas ya existe desde el pasado mes de septiembre y, según expresan los actores del acuerdo, todos los firmantes están "moderadamente" satisfechos porque ven la iniciativa como un paso adelante para aclarar, informar y orientar al espectador. En el acuerdo todavía queda un último punto importante: cómo plasmar este código complejo fácil identificación en imágenes para de el espectador.

Este nuevo documento sustituirá al actual Código de Autorregulación sobre Contenidos Televisivos e Infancia. Este relaciona las franjas horarias con los contenidos recomendados y no recomendados para el público infantil. Los contenidos se consideran inapropiados cuando tienen carácter violento, sexual o están relacionados con el ocultismo o las drogas, entre otros parámetros de medición. Por tanto, existe una franja de protección que abarca desde las 6 de la mañana a las 22 horas, y dentro de ese espacio existe otro denominado "de protección reforzada" -de 8 a 9 horas y de 17 a 20 horas-, en el que no se emiten "contenidos inadecuados para menores de 13 años".

Sin embargo, las cadenas de televisión españolas no siempre cumplen estas medidas en su programación diaria. Prueba de ello es el centenar de reclamaciones que recibió el comité regulador de esta ley a lo largo del año pasado.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón