Los problemas del tranvía

 

Adriana Capablo. IES Pedro de Luna de Zaragoza

En los últimos días he podido ver cómo viaja la gente en el tranvía. Este medio de transporte tiene varias ventajas: la rapidez y la escasa contaminación, pero tiene dos problemas, la gran cantidad de personas que viajan y las condiciones de hacinamiento en que lo hacen en determinadas horas punta.

La gente sale de trabajar, las personas que cuidan de sus enfermos en el Hospital Miguel Servet se retiran a sus casas y los estudiantes de la universidad terminan de estudiar. La mayoría de ellos recurren al tranvía para volver, de tal manera que este transporte público queda lleno hasta los topes. Hay ocasiones en que las puertas no se pueden cerrar y las personas siguen intentando entrar y salir a empujones y codazos. Esta situación, además de ser bastante incómoda, se vuelve peligrosa, ya que si hubiera algún accidente o algún problema se produciría un gran caos dentro del transporte.

Con esta carta quiero llamar la atención sobre este problema y pedir una solución que bien podría lograrse haciendo que el tranvía pasara con más frecuencia por las paradas a unas determinadas horas en las que los pasajeros aumentan.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón