Refugiados... personas

 

Alejandro González, 4° ESO Fundación San Valero

Los cada vez más intensos conflictos en Siria y gran parte de Irak están generando una gran crisis de refugiados y emigrantes en Europa. Una crisis sin precedentes en la Unión Europea ya que es la más amplia desde la Segunda Guerra Mundial. Esta emigración está marcada por el rostro de los niños, puesto que uno de cada cinco solicitantes de asilo es un niño que ha tenido que dejar su tierra por los conflictos que se daban en ella.

Más de 790.000 personas han llegado por mar a Europa en lo que va de 2015 por el conflicto sirio. Cifras que irán en aumento a pesar de que las rutas son cada vez más largas y mortíferas. Las principales rutas que continúan abiertas son las de Hungría, las islas griegas y Libia. Debido a la dificultad de los gobiernos para hacer frente al gran flujo de refugiados, se han puesto en marcha diferentes medidas como la creación de barreras y el refuerzo de las patrullas en las costas del mediterráneo.

El cierre de alguna de estas grandes rutas supondría la búsqueda de otras nuevas, como ha sucedido con la de Hungría. Ante el desbordamiento de ésta y el endurecimiento de las leyes migratorias en este país, la población siria ha tenido que optar por buscar una nueva ruta que han encontrado en Croacia. El invierno imposibilitará la llegada a través del mar pero no decaerá la persistencia de aquellas personas que escapan de la violencia. Por ello, las posibilidades de llegar con vida serán cada vez menores, con travesías más largas y arriesgadas.

No deberíamos olvidar que el gran éxodo que se está dando es de personas que están huyendo de una violencia latente en sus países de origen. Hablamos de datos cuando detrás de los números existen vidas que buscan una nueva oportunidad ante una guerra que no provocaron.

Con los recientes atentados sufridos en Paris, y las amenazas de otros más, es amplia mayoría la que piensa que no deberíamos dejar entrar a más refugiados por temor a que éstos pretendan atentar en el territorio al que se dirigen. No obstante, no deberíamos creer en ello porque, aunque exista la posibilidad de que eso ocurra, es una posibilidad remota y que no engloba a todos aquellos que migran.

Son miles de muertos, entre adultos y niños, los que han sufrido y fracasado en su intento de poder vivir una vida alejada de los conflictos. Como siempre ocurre, hay personas que se aprovechan de las desgracias humanas. Fue el caso de aquella reportera que puso la zancadilla a un padre y a su hijo cuando intentaban cruzar la frontera sólo para tener buenas imágenes que emitir, o también el de las mafias que se aprovechan y trafican con ellos.

Europa debe dar un paso adelante y tomar decisiones, porque mientras los dirigentes están bajo la comodidad de sus sillones, a unos cientos de kilómetros hay personas que están muriendo. La solución no es poner barreras, les privamos de la libertad que nosotros deberíamos estar defendiendo como ciudadanos del mundo. Todas las personas deberían ser libres y tener derecho a una vida digna.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón