El verdadero lugar

 

Anny García, 3º ESO Colegio Escuelas Pías de Zaragoza

Dejó las flores encima de la tumba y se agachó cerca de la lápida, como si esta fuera una persona, para susurrarle su discurso.

-Te extraño ¿sabes? No supero que te hayas escapado de mis manos con tanta facilidad. Tu ausencia me está enloqueciendo. Cuando llego a casa ya no siento tu olor peculiar al abrir la puerta ni oigo tu voz cantarina saludarme. Extraño tocar tu sedoso pelo repleto de suaves rizos y ondulaciones. Me han estado pasando cosas extrañas estos últimos días; creí haberte visto caminando entre la multitud. Intenté alcanzarte, pero cuando me acerqué desapareciste entre la gente. ¿Estoy perdiendo la poca cordura que tengo? Probablemente.

Ayer me estuve riendo solo porque me acordé de uno de tus muchos chistes de "toc, toc". Eran muy malos, hasta tú lo admitías, pero lo que me hacía reír era el destello infantil que brillaba en tu mirada cada vez que los contabas, como si volvieses a la mañana de navidad y estuvieses abriendo tus regalos. Hemos llegado a otra de las cosas que extraño más de ti; tu mirada, tus ojos... Esas dos hermosas esmeraldas que miraban al mundo con optimismo, siempre buscando el lado bueno de las cosas. ¿Te acuerdas de la época en que éramos amigos y yo odiaba todo de mí? Me enseñaste a quererme y en el proceso acabé queriéndote a ti. Extraño la manera en que me abrazabas, como si yo fuese una gran pieza de cristal que se podría romper con facilidad, y aunque lo hacías con delicadeza yo sentía que tus brazos y la curvatura de tu cuello eran el lugar al que pertenecía. Echo de menos tus detalles. No creo que haya nadie más detallista que tú. ¿Sabes qué echo de menos también? Tus comidas súper sanas. Muchas veces te chillé que las odiaba, pero aquí me ves, diciéndote todo lo contrario. Ah, sí, tenía que decirte también que esas velas de vainilla que encendías por toda la casa ya no las vende el supermercado. Y es una pena, porque de vez en cuando encendía un par para recordarte. El otro día encontré las letras y partitura de la canción que me escribiste. Hay un verso que dice: "Cuando cierro los ojos las estrellas se alinean y tú estás a mi lado". ¿No te parece demasiada coincidencia? Bueno, quizás la escribiste cuando me marché un mes a otra ciudad. Esa canción describe definitivamente cómo me siento ahora.

Es literalmente mi canción. Estuve mirando tu armario ayer y teniendo flashbacks de tus manías. Siempre llevabas vaqueros ajustados negros y una camisas con flores o estampados estrafalarios. Ojalá estuvieras aquí dándome el apoyo que necesito en estos momentos. Yo te dije que yo era tu brújula y que tú eras mi barco. ¿Qué sentido tiene una brújula sin un barco que la emplee? Es un invento sin uso.

También te dije que tú eras el ancla y yo la cuerda que te sujetaba, que tú eras mi rosa y que yo era tu daga. Sin ti soy un ser incompleto. Soy medio hombre con media flecha clavada en mi pecho. No tenerte es como levantarse con medio cielo azul o ir caminando por ahí con un solo zapato, porque soy medio corazón sin ti. Aprovecho para hacerte unas cuantas preguntas: ¿Por qué si no estás te siento aún más cerca? ¿Por qué cuando lloro siento tus manos limpiar mis lágrimas aunque estas sigan fluyendo libremente por mis mejillas? ¿Tan potente es tu presencia que no se va ni aún después de tu muerte? ¿O te estás quedando por mí? Si es así, lo siento por anclarte a esta vida, porque eso no me pertenece. Tú eres mi ancla, no yo la tuya. Quizás se han invertido los papeles. Quizás me estoy volviendo loco pero juro que te siento por las mañanas cuando hago tortitas y por las tardes cuando leo mientras se esconde el sol. Y bueno, ya tengo que irme. Pero volveré, como cada mes, a contarte mis historias.

William limpió un par de lágrimas rebeldes que habían salido. Y mientras, su rosa, su ancla, su barco le miraba desde una esquina riéndose porque su daga, su cuerda, su brújula estaba hablándole a una tumba pensando que ese era el sitio en el que estaba, sin saber que ese sitio era el lado izquierdo de su pecho, en su corazón.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón