El universo transmedia

 

La iniciativa de la serie El Ministerio del Tiempo y el proyecto aragonés de ficción total Plot 28 son ejemplos de esta nueva forma de contar

Alicia Gracia (Periódico del Estudiante)

Contar por todos los medios, ese es el objetivo del universo transmedia, que desplega sus narraciones en distintos lenguajes y plataformas. Esta nueva forma de contar historias se desarrolla gracias al crecimiento del entorno digital y a los modelos de consumo basados en la hiperconexión, que permiten que el espectador tome un papel activo respecto a la obra y se convierta en prosumidor, una mezcla entre productor y consumidor.

Javier Hérnandez -cocreador junto Agustín Serra del primer proyecto transmedia en lengua española llamado Plot 28- afirma que "vivimos ya en un era transmedia, sobre todo los nativos digitales, que están ya inmersos en una convergencia de medios. A la vez que están utilizando la pantalla del móvil, tienen la tablet y escuchan la televisión de una manera inteligente. Ellos ya lo viven, no lo teorizan ni hablan del tema, están inmersos en él", dice haciendo referencia a la forma de consumir ficción de los jóvenes.

La narrativa transmedia -también conocida como transmedia storytelling- se caracteriza por una convergencia de medios y por una cultura digital participativa, en la que las redes sociales toman una papel muy relevante.

De esta manera, "se genera un universo de ficción en el que los distintos medios y plataformas están interconectados para darle sentido a la historia", explica Javier Hernández.

Por ejemplo, un vídeo de un universo transmedia tiene sentido en sí mismo pero completaría mucho más el mundo de ficción si el usuario leyera un texto literario o una webserie relacionada con el mismo contenido.

Un ejemplo transmedia aragonés

Plot 28, según uno de sus creadores, es "un universo de ficción para adultos, una especie de radiografía del poder a partir de un caso concreto, que es la Expo de Zaragoza del 2008, en la que se ponen en relieve todas las tramas de connivencia entre el poder político y económico. Se cuenta a través de una periodista y, a partir de ahí, el interactor va navegando y descubriendo toda la trama". Esta ficción se puede consumir mediante una aplicación y en internet, y a través de diferentes canales como vídeos, documentales, literatura digital, música, juegos y desafíos. "Todo debe estar presidido por la gamificación, es decir, por el juego", expresa Hernández. "El usuario contemporáneo ha interiorizado las lógicas del videojuego. Es algo que los jóvenes tienen naturalizado. Lo ven como algo natural", añade.

Esta nueva forma de producir ficción ha cambiado la forma de leer de los usuarios. Estos, sobre todo los más jóvenes, han interiorizado la "lógica hipermedia", que puede verse reflejada, por ejemplo, en la manera que tienen los diarios digitales de presentar sus contenidos (en una misma página el usuario puede leer textos, ver vídeos y fotos e interactuar con el contenido y otros usuarios).

La televisión, por su parte, también va por ese mismo camino. "Las televisiones van a pasar de la hipertelevisión que se ha dado hace unos años a las smart tv, es decir, a las televisiones inteligentes conectadas con internet que son casi una prolongación de los dispositivos digitales", explica el aragonés Javier Hernández.

La televisión como base

Sin embargo, como cuenta Hernández, los universos transmedia destinados a adultos que se han creado no han conseguido llegar al gran público y destinados al sector adolescente existen pocos. "Los que han triunfado en todo el mundo son sobre todo productos que se han basado en la televisión. Un caso muy evidente en España es la serie El Ministerio del Tiempo. [...] La gente se engancha a través de la televisión, se hace fan y, a partir de ahí, los usuarios empiezan a establecer lazos transmedia", apunta Hernández. Y es que el fenómeno fan es muy importante.

Henry Jenkins, teórico estadounidense, habla de la necesidad de crear un cultura fan dom (reino de los fans), que permite viralizar los contenidos y expandirlos por la red. Experimentos fuera de España como el de la serie Lost o Héroes son ejemplos de ello, aunque existen muchas más. Porque los fans hablan y opinan. No solo escriben relatos y crean vídeos a raíz de su ficción favorita, sino que también intervienen en los foros de internet y usan las redes sociales para lanzar y debatir sus opiniones con los demás, incluso mientras ven una película o una serie en la televisión la multitarea está presente.

El proyecto transmedia de El Ministerio del Tiempo tiene como centro su página web, en la que tras la emisión de cada capítulo el seguidor de la serie puede encontrar más información sobre el episodio histórico que centra la trama principal a través de diferentes herramientas multimedia. Además, este nuevo año la página web renovada incluye un videoencuentro semanal, un grupo de whatsapp y contenidos independientes de ficción tanto en audio como en vídeo e, incluso, en realidad virtual. Del mismo modo, la serie refuerza su presencia en las redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram.

El desafío que tiene el universo transmedia por delante es conseguir que este tipo de consumir productos de ficción "se convierta en mainstream", según señala Javier Hernández. Es decir, que se consuma por el gran público como está consiguiendo la serie española El Ministerio del Tiempo.

Dimensión participativa

"El universo transmedia es un universo en expansión continua porque debiera tener una dimensión participativa. Si los usuarios no se convierten en interactores o incluso en producidores, ese universo no ha logrado conseguir ser transmedia", afirma Javier Hernández. Por ese motivo, es importante lo que está sucediendo en la sociedad actual, sobre todo entre los nativos digitales. Y es que ellos ya "van demandando productos transmedia".

La evolución de esta nueva forma de contar historias no significa desterrar los medios tradicionales como la televisión, el libro o el cine, sino que los nuevos creadores buscan que los contenidos transmedia tomen protagonismo para que coexistan con el resto de medios de difusión. Es una manera de adaptarse a una sociedad cada vez más hiperconectada.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón