El deber de hacer los deberes

 

El debate sobre las tareas escolares se intensifica al ser España uno de los países donde los alumnos se llevan más trabajo a casa

Alicia Gracia (Periódico del Estudiante)

"¿Tú también trabajas mucho?", le pregunta una persona a otra cuya identidad no se conoce. "Bueno, ocho horas y luego otras tres en casa", contesta la persona anónima y añade: "Hasta los fines de semana me toca hacer cosas". "¿Y en vacaciones?", le vuelve a preguntar. "También me toca hacer curro cada día". Atónito, vuelve a interrogar: "¿En tu trabajo no puedes decir que tienes derecho a tu jornada de descanso después de tu jornada de trabajo?". "Dicen que hay que hacerlo y punto", concluye la persona oculta. Al final, los participantes tienen que averiguar cuál es la profesión de la persona que se oculta tras una pantalla. "¿Un medio cargo en una gran empresa?", "¿un médico o un científico?", "¿trabaja en una oficina?". Estas son las apuestas de los participantes. Sin embargo, quien contesta a las preguntas es un alumno.

Este fragmento de conversación aparece un audiovisual perteneciente a una campaña de la plataforma Charge.org que reclama la "racionalización de los deberes escolares". El video se convirtió en viral en internet y actualmente cuenta con más de 1.400.00 visualizaciones. Es una muestra más de que el debate sobre los beneficios y los perjuicios de los deberes sigue vigente dentro de la comunidad educativa y fuera. Más cuando el rendimiento escolar español está entre los más bajos de la OCDE y el número de fracasos escolares es de los más altos.

"Es un tema que está ahora en debate y ha generado en los últimos dos años ha generado mucho inquietud en muchas familias", señalan desde la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos y Alumnas de la Escuela Pública de Aragón (Fapar). "Nuestra posición es que es un tema que hay que abordar a nivel nacional. Esto se tiene que regular de alguna manera, no se puede seguir dejando al arbitrio de que cada docente interprete qué los deberes, cuántos manda y porqué los manda. Porque es tamos viendo que son, no solo excesivos, sino discriminato rios", explican desde Fapar. La federación entiende que en Educación Primaria no debería haber tal deberes, entendidos como tal porque los hábitos de trabajo y esfuerzo en los niños se pueden generar de muchas maneras y eso "no significa que el trabajo en casa deba convertirse en una prórroga de la jornada escolar". Del mismo modo que "un trabajador cuando termina su jornada laboral no se lleva el trabajo a casa normalmente, los niños no deberían llevarse la escuela a casa tampoco", opina un padre.

Este debate se traslada también al entorno escolar. Hay alumnos que no son partidarios de mandar deberes y otros consideran que es una tarea necesaria. "Muchas familias se quejan de que a los niños se les mandan los deberes a casa porque no han terminado de hacerlos en clase. Hay niños que necesitan otros tiempos diferentes y eso no hay que castigarlo", transmiten desde Fapar, que además critica la "falta de coordinación entre profesores", que desemboca en una carga excesiva de tareas para realizar fuera de la jornada escolar. Una opinión que comparte Clara Aladrén, secretaria de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía (AAPS) y perteneciente al grupo de orientación e intervención educativa y familiar Imaginaula. "Un punto importante es la coordinación entre profesores, así se evitaría que los niños vayan saturados de deberes, muchos de ellos innecesarios ya que son tareas repetitivas y poco innovadoras", opina.

Por su parte, Clara Aladrén considera que "es complicado" decantarse hacia el sí o hacia el no, ya que no existe "ningún estudio que demuestre que los deberes son garantía de éxito educativo, ni tampoco lo contrario". Por un lado, según Aladrén, los deberes van consiguiendo que el niño sea "más autónomo y responsable", ya que los deberes "van a ser de las primeras responsabilidades que el niño va a adquirir". Sin embargo, indica que "hay que tener cuidado ya que si nos pasamos, en algunos casos, pueden provocar problemas de estrés y de baja autoestima, llevando esto a la desmotivación y rechazo al propio aprendizaje". Por ello, Clara Aladrén opina que "los deberes tenían que ser pequeñas tareas para que los niños vayan desarrollando esa autonomía, responsabilidad, fomenten la lectura, la curiosidad, el juego, la creatividad y el afán de aprender; algo más lúdico y atractivo para el niño, pero que en ningún caso reemplacen el trabajo que se realice en clase, ni sea un recurso para completar lo que no da tiempo a ver en clase

El tema de los deberes sigue estando en primera línea de debate. Los niños los odian, los padres lo denuncian, los profesores lo debaten y ahora lo confirma la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y ahora también habla de ello la Organización Mundial de la Salud (OMS) que menciona a España, en una encuesta, como uno de los países donde hay un mayor porcentaje de niños y niñas que se sienten "presionados" por las tareas para casa, después de Malta, Macedonia y Eslovenia.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón