Un repaso a las competencias interculturales

 

Xiang Wang (mediador intercultural, Zaragoza)

He escrito varios artículos sobre las claves culturales de China para que los lectores conozcan una cultura muy diferente a la española, pero nunca he hablado de las competencias interculturales en particular. El objetivo de este artículo es compartir lo que he vivido y aprendido de este tema a lo largo de los ocho años que llevo ya como mediador intercultural.

Para que este artículo tenga sentido, primero, hay que aclarar qué es la interculturalidad. Muchos investigadores están de acuerdo en que la interculturalidad es el proceso de comunicación y la interacción entre personas de diferentes culturas, basados en el respeto, el diálogo y la comprensión mutua. Y la capacidad de desenvolverse eficaz y adecuadamente en distintas culturas lo llamamos competencias interculturales.

En un mundo cada vez más globalizado, las migraciones surgen con frecuencia: buscar oportunidades, estudiar en mejores escuelas, viajar Cuando estamos en un entorno desconocido de otra cultura, conocer las costumbres locales, saber por qué se comportan de una manera determinada y poder relacionarnos con la gente apropiadamente, sin duda alguna, es el modo más efectivo de evitar conflictos, ganar confianza y poder comunicarnos satisfactoriamente. Pongo el siguiente ejemplo para ilustrar la idea:

Imagínate que vas a hacer prácticas en una empresa importante en Shanghai con posibilidad de incorporarte a su plantilla. Primero tendrías en cuenta cómo son los saludos: estrechar la mano es lo más correcto o incluso, inclinar ligeramente la cabeza. La cultura china no tiene el protocolo de besar en la cara al saludar. Otra cosa que hay que recordar es el tratamiento, la forma de referirse a una persona: hay una jerarquía ligada con la profesión e identidad que respetar, muy diferente a la de la española: en lugar de llamar directamente por el nombre de una persona, hay que dirigirse por su apellido: señora Lin, gerente Wang, profesora Ouyang, etc. Un comportamiento que se valora mucho en la cultura china es la modestia, ser humilde; al contrario de la cultura española, lo que se valora es la autoconfianza y manifestar las ideas propias claramente en público. Ahora, ¿cómo actuar con tus compañeros e interactuar con ellos sabiendo lo que hemos mencionado? Comparto aquí lo que suelo hacer: conectar cerebro a cerebro. Quiero decir, quitando los posibles estereotipos y prejuicios del interlocutor, y "olvidando" su forma física. Lo que intentamos conseguir es intercambiar opiniones e ideas, pedir consejos o dar recomendaciones. El ejemplo que he mostrado arriba es de la cultura china y la española, porque es lo mejor que domino, pero las competencias interculturales no se limitan a dos culturas, se podría hablar de la cultura de Brasil, de Argelia, de Reino Unido, de Japón, de Ghana, de EE.UU. etc.

El motivo de llevar a cabo esta serie de acciones es doble: evitar posibles conflictos "tontos" que realmente no deberían haber surgido; y conseguir tener un diálogo armónico, eficaz y posiblemente enriquecedor. Espero que con este pequeño texto te resulte motivador conocer lo desconocido para enriquecernos, para ser más flexible en distintos contextos culturales y conseguir cada vez más competencias interculturales.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Artículos publicados

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón