El reflejo de esmeralda

 

Ana Jin Salvador, 3º ESO La Salle Montemolín de Zaragoza

Esta es la historia de una campesina con una belleza excepcional que vivía en un pequeño pueblecito hace muchos años. Su familia no tenía dinero, por lo que debía trabajar para una señora muy rica y vanidosa que vivía cerca de un precioso lago.

La chica, llamada Esmeralda, vivía con la señora ya que se levantaba todos los días muy temprano para trabajar duramente. La pobre campesina veía muy poco a su familia, únicamente si la mujer para la que trabajaba se lo permitía.

Un día, su señora decidió ir al hermoso lago cercano a su casa y Esmeralda debía acompañarla. Lo que la joven no sabía era que la mujer para la que trabajaba era en realidad una bruja y que al ser tan presumida siempre tuvo una terrible envidia de ella.

Una vez en el lago, la bruja empujó a Esmeralda al agua y mediante un hechizo hizo que se quedase atrapada. Si alguien se asomaba al lago, en vez de su reflejo, vería a Esmeralda pero la astuta señora jamás dijo cómo sacar a la muchacha. Lo único positivo era que mientras Esmeralda se mantuviese dentro del lago, no envejecería.

Su familia tardó en darse cuenta de la desaparición de la joven, pues como había dicho antes, no la veían muy a menudo. La buscaron por todas partes pero era demasiado tarde: la bruja se había marchado del pueblo para siempre tras hechizar a Esmeralda sin dejar pista alguna.

El raro caso de nuestra protagonista llegó a los oídos del rey, quien ofreció grandes recompensas si alguien lograba encontrarla. No tardó en acudir multitud de gente de todas partes para buscarla pero no hubo suerte.

Pronto, Esmeralda convirtió en una leyenda que daba fama al pequeño pueblecito; pero pasaron los años y no aparecía. Después de un tiempo, todos se dieron por vencidos.

Lo que muy pocos saben es que, hace aproximadamente tres años, un curioso joven llegó al famoso lago y al asomarse se dio una gran sorpresa al encontrar a Esmeralda. Se fijó que al ver su reflejo ella imitaba sus gestos; así que metió la mano en le agua y tiró con todas sus fuerzas. Así fue como Esmeralda se liberó de su hechizo.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón