Mi padre es mi héroe preferido

 

Adrián del Sur Ramírez, colegio Condes de Aragón

Nunca olvidaré aquella noche, mi padre estaba preparando todo su equipaje para marchar de misión a Afganistán. Era tarde para un niño como yo, así que me fui a la cama.

Mi padre vino a despedirse cuando le pedí que me contase un cuento de Superhéroes. Esperaba la típica historia de Batman o Spiderman, en lugar de eso me habló de Blas de Lezo conocido como "medio hombre" o "pata palo" ya que perdió su ojo, su brazo y su pierna combatiendo. Sorprendido le pregunté: --¿Quién es Blas de Lezo?. Yme contestó: --"Un héroe, un ejemplo de valentía y coraje".

No entendí el afán de mi padre por Blas de Lezo. Se tumbó conmigo en la cama y me empezó a contar su historia: --"Nació en 1689 en Guipúzcoa, aventurero desde pequeño fue enviado a Francia a estudiar y se alistó en la Armada francesa participando en la Guerra de Sucesión Española. En la batalla de Vélez-Málaga perdió su pierna por una bala de cañón. Se le ofreció ser asistente en la Corte de Felipe V, pero su lugar no estaba en las Cortes, su lugar estaba en el mar, así que lo rechazó.

Siguió luchando en Peñíscola, Génova, Barcelona donde perdió un brazo y Toulon donde perdió un ojo. Su gran esfuerzo y sacrificio llevo a convertirlo en General de la Armada. Pero su verdadera hazaña sucedió en Cartagena de Indias, convirtiéndose en la gesta militar más importante de la historia española".

Mi padre tumbado empezó a contarme:

--"En 1741 los ingleses al mando de Edward Vernon decidieron atacar los territorios de la Corona en América. Con 186 barcos, se convirtió en la mayor movilización de navíos por parte de Inglaterra hasta el Desembarco de Normandía.

Blas de Lezo solo contaba con 6 navíos y 3.600 hombres, así que utilizó su ingenio y su estrategia para vencerlos. En marzo de 1741 los ingleses empezaron a llegar con su numerosa flota y atacaron posiciones estratégicas como el castillo de San Luis.

España perdió alguno de sus 6 navíos. Blas de Lezo sabía que si aguantaban hasta las lluvias de abril habrían ganado la guerra. Ante las numerosas bajas inglesas y el deterioro de sus navíos, los ingleses decidieron retirase.

Blas de Lezo murió ese mismo año por la peste, la única batalla que perdió, convirtiéndose en historia de España. La historia hubiese sido muy diferente si hubiese ganado Inglaterra".

Me despedí de mi padre, y antes de irse me dijo: --"Hijo, mientras nosotros recordemos sus hazañas, nunca morirán en el olvido". Fueron las últimas palabras que me dijo mi padre.

Tres meses después, mi padre falleció en combate. Tanto Blas de Lezo como mi padre lucharon por la protección, el bienestar de nuestro país, y de nuestro mundo. No piden gloria, ni riquezas, ni poder solo ser recordados. Es el mínimo reconocimiento que se merecen.

Así que, ¿quién es mi héroe? Mi padre, él y todos los hombres y mujeres a lo largo de la historia que han dado su vida por nosotros.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón