Los pequeños momentos

 

Pilar Quintero Vélez, 2° ESO IES Valdespartera de Zaragoza

En mi infancia crecí pensando que el hombre con quien yo vivía era mi padre, que iba a estar conmigo toda la vida, que siempre lo iba a tener ahí para lo que hiciera falta; pero como toda historia, este cuento tuvo un final. Yo era pequeña cuando él se fue, y mi reacción fue extraña; no lloré, ni me enfadé, me lo tomé bastante bien. Hoy me doy cuenta de que, aunque en ese momento no lo aparentaba, cada día le echo de menos. Y sé que nadie va a poder hacer todo lo que él hizo por mí, sé que siempre va a estar en mi corazón, pero sobre todo sé que nadie va a poder reemplazarlo. Hasta hace poco yo no quería encariñarme con nadie, por el simple hecho de pensar que me iba a pasar lo mismo una y otra vez. Pero la vida así no se disfruta y es un rollo estar a la defensiva por algo que pasó en el pasado. Es por esto que quería transmitir un consejo que alguien me enseñó: no te quedes con el sabor amargo de las cosas, piensa que a la vuelta de la esquina hay algo mejor esperándote y disfruta de los pequeños momentos.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón