La fiesta está en Valdespartera

 

Zaragoza cuenta con un reciento ferial nuevo que ha llegado al Pilar 2007 cargado de polémica

Ruth Mayayo (Periódico del Estudiante)

En algún lugar hay que poner las ferias. Y, como cada año, la decisión municipal de hacerlo en un sitio o en otro levantó una gran polémica en Zaragoza. Hasta este año, el solar de Miguel Servet acogía las atracciones, el pabellón de Interpeñas, la Fiesta de la Cerveza y el circo, un gran conglomerado en un espacio que ya se había quedado pequeño hacía tiempo. A lo reducido del sitio, se sumaban las reiteradas protestas de los vecinos de la zona, hartos de soportar, año tras año, los elevados decibelios del recinto que no les dejaban pegar ojo en toda la noche. Claro, ¡sólo es una semana al año!, dirán algunos. Pero diez días sin poder dormir bien, noche tras noche, año tras año, queman a cualquiera.

Ahora el problema se ha mudado a otro lugar. Al trasladarse a Valdespartera, una barrio nuevo y prácticamente desierto en estos momentos --los vecinos no han empezado todavía a ocupar sus casas, ya que la mayor parte están en obras--, el ayuntamiento ha querido solventar la cuestión proporcionando un gran solar y dotándolo de todos los servicios para disfrutar de unas buenas fiestas.

Sin embargo, muy próximas al nuevo recinto están las casas de los vecinos de Montecanal, que ya se han quejado del ruido que sufren por otras causas --aviones, cuarto cinturón, el AVE, el cierzo-- y no quieren incrementarlo con las ferias. Además, esta zona, que está habitada desde hace 13 años, aún no cuenta con farmacias, ni centros deportivos ni equipamientos públicos, salvo un colegio de Primaria. Por otra parte, todos los vecinos del sur de Zaragoza --Montecanal, Valdespartera y Arcosur-- se quejan de que ese espacio estaba destinado en el proyecto inicial de la zona a la construcción de un parque estepario, idea que se ha esfumado de un plumazo y sin consenso.

Desde agosto --que fue cuando el Ayuntamiento de Zaragoza anunció esta idea-- a principios de octubre el tiempo no ha sido mucho, pero la promesa de crear un espacio ferial grande, con recursos suficientes, y de tenerlo listo para el Pilar se ha hecho realidad. Los feriantes fueron los primeros que se opusieron a esta idea, ya que aunque no querían seguir en el área de Miguel Servet --porque decían que estaban apelotonados--, veían imposible que se pudiera llevar a la práctica La ciudad del ocio en tan poco tiempo. A esto hay que sumar la oposición de los peñistas, que han decidido seguir donde siempre. Aunque estuvieron a punto de sumarse a la fiesta de Valdespartera, finalmente dijeron que no porque estaba muy lejos y creían que el transporte público sería insuficiente.

No obstante, el ayuntamiento decidió hacer oídos sordos a las voces que se alzaban en contra y apostó por este terreno de 200.000 metros cuadrados para crear una gran ciudad del ocio, que engloba las ferias, el circo, la Fiesta de la Cerveza y el pabellón municipal de fiestas. Precisamente, el pabellón es la gran novedad de este año, una apuesta muy puntera, llevada a cabo por la productora Florida 135, con gran experiencia en este tipo de eventos.

Sólo para su montaje han tenido que venir de Escocia seis camiones y media docena de ingenieros. La estructura que se exhibe está preparada para aguantar vientos huracanados de hasta 120 kilómetros por hora y tuvo que ser colocada sin nada de aire para poder hacer los precisos cálculos necesarios para tensar correctamente las fijaciones. Una parte se queda fija y la otra se puede abrir o cerrar en función del tiempo.

Las luces y el sonido también se han mimado al máximo. De la iluminación de los conciertos se encarga Javier Beloqui, responsable de las luces en giras de grupos como Dover, Héroes del Silencia o la Oreja de Van Gogh. Y para el sonido, se ha contratado a L'acustic, la primera compañía mundial del sector.

Por eso, ya hay muchas voces que han venido a decir que se trata del pabellón más espectacular de Europa, con dos espacio diferenciados, uno más grande destinado a grandes conciertos y otro más pequeño, que incorporará un espacio de restauración. La entrada sin concierto costará 5 euros.

Para llegar a tiempo a las fiestas, el ayuntamiento ha tenido que trabajar a destajo. Los operarios no han tenido descanso hasta que han visto cada cosa en su sitio: preparación del terreno, conexiones viarias, semáforos, bancos, farolas, la colocación de 200 WC, 3.500 plazas de aparcamiento...

Todo este trabajo ha conseguido que el gran terreno de aspecto desolado que hasta hace poco presentaba el recinto de Valdespartera se haya convertido en lo más puntero de estas fiestas.

¿La diversión de unos tiene que implicar molestia para otros?

Las fiestas siempre acarrean algunas molestias: ruidos, atascos, desorden, basura..., que generalmente siempre padecen más quienes más cerca viven del recinto. ¿Te parece justo que para que unos se diviertan tengan que sufrir otros?
¿Qué soluciones alternativas se te ocurren para que la diversión del Pilar no implique molestar a los vecinos?
Mucha gente acusa a los jóvenes de no saber divertirse en las fiestas más que recurriendo al botellón y al alcohol. Una propuestas de actividad sería debatir en clase cómo van a vivir los alumnos las fiestas y qué actividades 'sin alcohol' se pueden realizar estos días.

Más información:
www.fiestasdelpilar.com y www.redaragon.com

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón