Sayonara, baby

 

C.I. (Colegio Romareda)

Piensa, venga... Si tuvieras una vida que vivir, un piso que habitar, un chico al que sonreír, una comida que preparar, un trabajo al que acudir... Piensa. Si tuvieras que elegir entre la vida y lo demás, si la suerte te acompaña o debes buscarla. ¿No pensarías que alguien te está tomando el pelo?¿Que alguien te está observando con una cámara?¿No piensas que deberíamos ser como nos dicta el corazón?

Sólo al recordar todo aquello de lo que ahora me arrepiento, un escalofrío recorre mi espalda de arriba abajo. Rememoro las escenas donde tú me tocabas manteniendo las distancias, cuando me ibas a dar un beso y pensaba cosas extrañas contra ti... Y sí, recuerdo todo de lo que me arrepiento y de lo que siento vergüenza. ¿Y qué hago?¿Ignorar lo que siento?¿Olvidar eso y mucho más?¿Mentirme a mí misma diciéndome que ya se pasará, que es pasajero? ¿Sabes cuánto tiempo llevo sintiendo esto?¿Y pretendes que así, ¡pum!, te olvide, fácilmente?

Dicen que cuando el amor te da la espalda debes de tocarle el culo. Es una buena manera de decirte que te olvides, "sayonara baby". Al menos me queda el consuelo de mis amig@s. Aunque los pobres tienen que estar hartos de que hable de aquello y de esto siempre, que no haya ninguna pausa sin hablarles de ti. Pobres, ahora entiendo lo pesados que podemos llegar a ser. Si te preguntas qué hacen aún conmigo, a mi lado. Bien, te lo diré, son verdaderos amigos: me aconsejan, me aguantan, ríen y cantan conmigo, sufren y lloran. Ahora sé por qué tengo un cuerpo grande, ahora entiendo por qué mis brazos son más largos que los de otras personas.

Así, con mis brazos abiertos, puedo abrazarles; así, con mis manos, les retiro las lágrimas; con mis palabras, les consuelo; les hago reír. Una sonrisa en boca de uno de ellos, es un rayo de sol que ilumina mi día, un motivo más para morir feliz, un buen alimento para mi tristeza.

Y ahora vienes tú, otra vez. Quieres quitarme la libertad, todo aquello que me cuesta conseguir para olvidarte, arrebatarme mis intentos por seguir adelante. ¿Sabes que voy a hacer? Voy a vivir. Voy a seguir disfrutando de quién soy y de lo que tengo, aunque no consiga lo que más quiero: a ti. Algún día, este sentimiento desaparecerá, y quedaré libre, al fin. Pero hasta que esto pase, "sayonara baby".


 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón