House of Trump

 

El candidato republicano a la presidencia de EEUU recuerda al polémico personaje Frank Underwood

Alicia Gracia (Periódico del Estudiante)

La realidad política actual de Estados Unidos no está tan lejos de la ficción que narra la popular serie de televisión House of Cards. Por lo menos, la realidad crea tanta expectación y revuelo que la ficción que protagoniza Frank Underwood, un político del partido demócrata estadounidense que aspira a alcanzar un alto puesto en la esfera política de Washington. Junto con su también ambiciosa esposa Claire no dudan en manipular y mentir con tal de alcanzar sus objetivos. Incluso en el adelanto publicitario de la cuarta temporada de la serie, que fue lanzado el pasado mes de enero, hubo alusiones a Donald Trump. En el video se aprecia un cartel ilustrado por Frank Underwood con la leyenda "Poniendo a América de nuevo en marcha" ("Putting America Back on Track"). Estas palabras recuerdan a las que son parte de la campaña del polémico magnate, que compite por la candidatura a la presidencia por el partido republicano con el eslogan: "Hagamos a América grande otra vez" (Make America Great Again).

Para Underwood, "solo hay una regla: cazar o ser cazado". Sin embargo, el actual candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, ha escogido ambas opciones. Por un lado, no duda en atacar a diferentes colectivos con firmeza, y por otra, se ha convertido en el blanco de la opinión pública, siendo incluso objeto de críticas dentro de su propio partido.

El magnate copa titulares día sí y día también por sus estridentes comentarios. Sobre los inmigrantes mexicanos ha dicho que "están trayendo sus drogas, están trayendo su crimen. Son violadores y algunos, asumo, son buenas personas", también ha pedido "el bloqueo completo y total a la entrada de musulmanes en EEUU" y ha prometido que si gana las elecciones devolverá "a los refugiados sirios a casa". También ha defendido que el concepto de calentamiento global "fue creado por y para los chinos, para volver a la industria manufacturera estadounidense no competitiva" y se han filtrado últimamente declaraciones pasadas del candidato republicano en las que habla de forma despectiva de las mujeres y algunas denunciaron la semana pasada haber sido víctimas de acoso sexual por parte del magnate.

A pesar de la polémica, el candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, afirmó hace un par de semanas que no tiene ninguna intención de renunciar a su lucha por la presidencia de Estados Unidos y aseguró que está teniendo un apoyo "increíble". Sin embargo, dentro de su propia formación han surgido voces críticas que cargan contra él.

El senador y candidato a la Casa Blanca en 2008, John McCain, retiró su apoyo a Trump. "Su comportamiento esta semana, que concluyó con la revelación de sus comentarios degradantes sobre las mujeres y su jactancia de agresiones sexuales, imposibilitan que continúe respaldando, incluso de manera condicional, su candidatura", aseguró.

También fue crítico el senador por Nebraska Ben Sasse y el senador por Idaho Mike Crapo instó a Trump a "echarse a un lado y permitir al Partido Republicano proponer un candidato conservador como Mike Pence que pueda derrotar a Hillary Clinton". Tras ellos, el senador por Utah Mike Lee también exigió al multimillonario que dejase la candidatura presidencial mediante un vídeo publicado en Facebook. Incluso su propia esposa, Melania Trump, tuvo que emitir un comunicado: "es inaceptable y ofensivo", dijo en relación a las declaraciones sexistas de su marido.

Ventaja creciente de Hillary Clinton

Las elecciones presidenciales de Estados Unidos están programadas para el 8 de noviembre de este año, unos comicios en los que se enfrentarán Hillary Clinton, por el partido demócrata, y Donald Trump, por el partido republicano. Los sondeos reflejan una ventaja creciente de Clinton sobre Trump, e incluso estados tradicionalmente conservadores como Utah, pueden acabar votando demócrata. Sin embargo, el discurso del republicano no se ha moderado sino lo contrario. La semana pasada llamó desleal al líder republicano en Washington Paul Ryan e insinuó un complot oculto en su contra, "un pacto siniestro que está en marcha". Su adversario ya no es Clinton, ni los demócratas, sino que Trump ya se posiciona contra todos.
 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón