Bob Dylan

 

El estadounidense se convierte en el primer músico en ganar el Nobel de Literatura

Alicia Gracia (Periódico del Estudiante)

Por primera vez desde la creación del premio Nobel de Literatura hace 115 años, las editorales no reeditarán nuevas ediciones de la novela galardonada, ni las librerías de medio mundo adquirirán de forma masiva el ejemplar, tampoco los curiosos acudirán a las bibliotecas buscando el libro de aquel perfecto desconocido que ha sido reconocido por la Academia Sueca ni se estudiará dentro de las aulas.

Este año es diferente porque por primera vez en la historia del galardón no fue un escritor el que recibió el prestigioso premio sino un músico ya consagrado. La academia sorprendió el pasado 13 de octubre con la decisión de premiar a Bob Dylan "por haber creado una nueva expresión poética dentro de la gran tradición americana de la canción". Inmediatamente, cuando se conoció la noticia, no tardaron en surgir opiniones de todo tipo. Desde las felicitaciones hasta la sorpresa pasando por las críticas.

Muchos se preguntan cómo ha llegado un músico a ganar un premio destinado a reconocer el trabajo literario. Los más ortodoxos han criticado la decisión aludiendo al fracaso de las dos únicas publicaciones en prosa a su nombre, dos libros titulados Tarántula (1971) y Crónicas respectivamente. No cabe duda que la decisión de la Academia Sueca ha navegado a contracorriente, del mismo modo que lo ha hecho Bob Dylan toda su vida, un compositor que consiguió cambiar el concepto de canción popular en el siglo XX añadiendo la poesía a su música cantada.

Tras haber recibido el Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 2007 y el premio Pulitzer en 2008 por ser "faro de una generación que soñó con cambiar el mundo" y "por su aportación a la música y cultura americanas" respectivamente –además de doce premios Grammy y un premio Oscar-, este nuevo reconocimiento vuelve a situar a Dylan en el lugar más alto dentro del mundo de la cultura.

Algunos medios y críticos indicaban en las quinielas al veterano escritor norteamericano Philip Roth o al japonés Haruki Murakami, dos nombres recurrentes que salen a la palestra antes de entregar el premio. Pero la academia dio la sorpresa y las redes sociales, especialmente Twitter, estallaron en diversas valoraciones, muchas de ellas de boca de escritores. "Soy un gran fan de Dylan, pero este es un premio nostálgico y mal concebido, excretado por las rancias próstatas de unos hippies seniles y balbuceantes", lanzó el británico Irvine Welsh, autor de Trainspotting. Otros optaron por la ironía: "estoy contenta por Bob Dylan, ¿pero significa esto que puedo ganar un Grammy?", escribió la novelista estadounidense Judy Picoult; o "es una amarga decepción para aquellos que esperábamos que Morrissey ganase este año. Pero eso nos da esperanzas para el año que viene", dijo el escritor estadounidense Jonathan Franzen. También hubo opiniones del otro lado, de escritores que apoyaron la decisión. "Estoy eufórico [...] Algo grande en estos tiempos de sordidez y tristeza", escribió el famoso novelista Stephen King; o Joyce Carol Oates, una eterna candidata al galardón que reconoció: "sus inolvidables letras y música me han parecido siempre, en el más profundo sentido, literarias". El mundo musical también se quiso pronunciar. El cantautor Jorge Drexler opinó en la misma red social que "Dylan dignifica al Nobel más que viceversa", algo que comentó en la misma línea el músico aragonés Enrique Bunbury: "Es el Nobel el que sale ganando en prestigio teniendo a Bob Dylan entre sus galardonados".

Por su parte, el músico norteamericano no se ha pronunciado, ni la misma noche que se conoció el fallo, cuando estaba ofreciendo un concierto en La Vegas. De hecho, la academia comunicó el lunes de la semana pasada que desistía en su intento de comunicarle personalmente a Dylan el galardón, ya que las llamadas habían sido en vano. Así lo expresó en la radio sueca Sara Danius, la secretaria de la institución que elige cada año al ganador del Nobel en esa categoría, donde también aseguró no estar preocupada a pesar de que todavía no se sabe si el músico aceptará el premio o acudirá a Estocolmo a recogerlo el 10 de diciembre. En la historia del premio, solo dos personas lo han rechazado: el escritor ruso Boris Pasternak, en 1958, forzado por las autoridades soviéticas, aunque lo aceptó más tarde; y el francés Jean Paul Sartre, en 1964, por su política de rehusar cualquier tipo de distinción.

El Premio Nobel es un galardón internacional que se otorga anualmente para reconocer a personas o instituciones que hayan llevado a cabo investigaciones, descubrimientos o contribuciones notables a la humanidad. Los premios se instituyeron en 1895 como última voluntad de Alfred Nobel, industrial sueco, y comenzaron a entregarse en 1901 en las categorías de Física, Química, Fisiología o Medicina, Literatura y Paz. A partir de 1968 se estableció también el Premio en Ciencias Económicas.
 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón