Él es mi mejor complemento

 

Álvaro Andrés, 3º ESO Salesianos Zaragoza

No podía creer lo que veían mis ojos, pero ahí estaba, aquel cachorro en aquella caja, mal cuidado y desnutrido. En aquel momento no pensé y lo recogí de aquel infame callejón. Al llegar al veterinario, me dijeron que estaba mal, que no sobreviviría mucho tiempo. Yo confié en un milagro, cualquier cosa. Todo esto para que al tercer día, nervioso, triste y desolado, me dijeran que estaba bien pero que tuvieron que amputar las patas traseras. Desde ese momento fuimos los dos a casa, cada uno con su silla de ruedas, a vivir una vida juntos.
 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón