Cuando termina la diversión

 

Clara Paracuellos Sánchez. Colegio La Salle Montemolín de Zaragoza

Los San Fermines es una fiesta que se celebra en Pamplona (Navarra) y atrae a millones de turistas a la ciudad y al país durante los días en los que tiene lugar esta famosa festividad.

Fiesta, toros, vino... Con este reclamo la gente va sin responsabilidad ni educación, llegando a extremos a los que no se les podría denominar fiesta. Todos los años varias chicas acaban siendo víctimas de violaciones o abusos sexuales que en ocasiones se viven como un espectáculo, en teoría, relacionado con el alcohol, la fiesta y la decadencia.

Esto conlleva la bochornosa imagen que da la capital de Navarra en el exterior, cuando diariamente se ven imágenes en los informativos pidiendo responsabilidades y soluciones al Ayuntamiento de Pamplona. Aunque en realidad al ayuntamiento le preocupa más la imagen de las fiestas que la constatación de la violencia que sufren las mujeres.

Es una evidencia que no se les respeta el derecho a la diversión. Se facilita la justificación de la violencia hacia ellas con la excusa del alcohol; que si ellos beben, que si ellas también beben y se ponen en riesgo. Pamplona tiene que hacer algo para acabar con estas acciones que ponen en entredicho los derechos de la mujer y la imagen de la ciudad en el exterior.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón