Nuestras fiestas del Pilar

 

Paula Cisneros (4° ESO La Salle Montemolín)

Si una persona de fuera nos preguntase acerca de nuestras famosas Fiestas del Pilar, podríamos hablarle de esos maravillosos espectáculos que se nos ofrecen estos días.

Pero, en mi opinión, estaríamos olvidándonos de lo más importante: las calles.

No, no me refiero a los divertidos teatros del Paseo Independencia, ni a los multitudinarios conciertos gratuitos, tampoco a los siempre abarrotados chiringuitos de la Gran Vía, ni a esas exhibiciones de jota que tan orgullosos mostramos a paisanos y gente de fuera.

No hablo de ninguna calle en concreto, sino de todas ellas, del ambiente que por ellas se respira en estos días: olor a alegría y diversión, a unidad y cooperación. Los zaragozanos caminamos orgullosos de nuestras aclamadas fiestas, sintiendo que, al menos por estos días, andamos bajo un mismo lema.

Estos días nos sentimos más unidos que nunca; a nuestra tierra, a nuestra ciudad, a nuestras costumbres y sobre todo, a nuestra gente.

La ciudad deja ese color grisáceo característico de los días otoñales para vestirse con la tela, roja y negra, de nuestro cachirulo.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón