Por la mañana, alumno; Por la tarde, trabajador

 

La denominada generación "sí-sí" toma la iniciativa en España, aunque todavía uno de cada cinco jóvenes de nuestro país, de entre 15 y 29 años, ni estudia ni trabaja

Alicia Gracia (Periódico del Estudiante)

Uno de cada cinco jóvenes españoles de entre 15 y 29 años ni estudia ni trabaja. Son algo más de 1,6 millones de chicos y chicas que no encuentran su lugar en el mercado laboral. Se les conoce popularmente como generación nini y aunque España sigue teniendo una de las tasas más altas de desempleo juvenil dentro de la OCDE, esta se ha visto reducida estos últimos años, poniéndose al nivel de 2009. Los datos de 2015 -que se recogen en el informe Panorama de la Educación 2016, elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)- registran que un 22,8% de los jóvenes españoles ni estudian ni trabajan en la actualidad. Esto supone un punto porcentual y medio menos que apunta a una recuperación, aunque queda mucho por hacer, porque en la media de los países pertenecientes a la OCDE los ninis representan un 14,5%.

En lo que se refiere a Aragón, el número de jóvenes de nuestra comunidad que ni estudian ni trabajan está en el 16,6%, cifras similares a las que hace cinco años y, aunque siguen siendo cifras elevadas, se encuentran por debajo de la media estatal. Para frenar esta tendencia, que sitúa a España la segunda por la cola, tras Grecia, en empleo juvenil, muchos estudiantes ya se han puesto manos a la obra. Son la denominada generación sí-sí, jóvenes de entre 15 y 29 años que no han dudado en compaginar su carrera formativa con el mundo laboral. Cada uno tiene unas motivaciones y razones distintas para trabajar mientras están estudiando y cada uno de ellos destina sus ingresos a distintas necesidades. Sin embargo todos comparten la falta de tiempo.

Grace Essien, de 21 años, estudia el grado de Trabajo Social, unos estudios que compagina con su trabajo de tardes como profesora de inglés en una academia de la capital aragonesa. "Decidí compaginar el estudio con el trabajo más que nada por obligación, necesidad y para poder permitirme una independencia completa", explica. "La mayor dificultad es la falta de tiempo. Al estudiar por las mañanas y trabajar todas las tardes apenas tengo tiempo para estudiar o hacer trabajos. Tampoco me permite tener mucha vida social durante la semana, ni hablar del estrés y el cansancio que se acumula durante el día", añade. Sin embargo, bucear en el mercado laboral antes de terminar la carrera tiene sus puntos positivos, como explica Essien: "Como cosas buenas debo destacar el adquirir experiencia en el ámbito laboral a una edad temprana; el no depender de los papis para comprarse un pantalón, para poder salir de fiesta o para ir de viaje; y si eres una persona independiente, el poder permitirte un alquiler, tu espacio". Pero el día no acaba cuando esta zaragozana sale del trabajo y vuelve a casa. "Tienes que aceptar que tu día no acaba cuando llegas a casa después del trabajo, sino que tienes que ponerte a estudiar o acabar trabajos". A pesar de ello, explica que "hay profesores que son comprensivos a la hora de pedirles retrasar la fecha de una entrega de un trabajo por falta de tiempo", y hay otros que directamente "me dicen que no son obligatorias las prácticas presenciales y que puedo optar por ir directamente a las finales".

LA MAYOR DIFICULTAD ES LA FALTA DE TIEMPO

Adela Capapé, una zaragozana de 24 años que compagina su trabajo como profesora de refuerzo educativo en una asociación con sus clases de inglés y su preparación para las oposiciones al cuerpo de maestros, coincide en que "la mayor dificultad es la falta de tiempo", aunque ve positivo combinar ambas cosas porque "es una manera de aprovechar el tiempo y tener un colchón económico mientras te sigues formando". Además, piensa que "a la larga tener 25 años y no haber trabajado nunca nos perjudica tanto personal como profesionalmente".

En cuanto a las facilidades que ofrece el Plan Bolonia a este respecto, esta zaragozana cree que "el Plan Bolonia no da las facilidades suficientes para combinar trabajo y estudio, aunque sí que es cierto que existe una opción no presencial, no siempre la conceden y se da demasiado valor a los trabajos en grupo y a la asistencia en clase, lo que no deja tiempo a las personas que trabajan a la vez que estudian", señala. Sin embargo, por su experiencia, "los profesores suelen ser comprensivos y tienden a dar alternativas a estos alumnos".

También los hay que compaginan sus estudios con un trabajo relacionado. El andorrano Víctor Rodríguez, de 22 años, está cursando un grado formativo en hostelería y está trabajando en un restaurante de la capital aragonesa y, los fines de semana, como árbitro de baloncesto. "Lo hago para que mis padres no tengan que pagarme todos mis caprichos y porque me siento mejor haciéndolo así" reconoce. Aunque reconoce que en ocasiones no es compatible. "Sí que tengo problemas de horarios ya que se solapan y algunas veces llego tarde al restaurante", explica.

El caso de Laura Trívez, zaragozana de 27 años es diferente. Está diplomada en Óptica y Optometría y actualmente está cursando 4º de Psicología a través de la UNED mientras trabaja a jornada completa en una óptica de la capital aragonesa. "Nada más acabar la carrera empecé a trabajar, necesitaba seguir formándome y la psicologia era algo que siempre me había llamado la atención así que me puse a ello hace ya 6 años", explica Trívez. Pero llevarlo todo hacia delante no es fácil. "Me levanto a las 6 para estudiar antes de ir a trabajar o hacer las prácticas virtuales" y además "parte de mis vacaciones son para estudiar y hacer exámenes y los días libres son para ir adelantando materia", señala. Sin embargo, reconoce que "si te organizas bien da tiempo para todo" y destaca como positivo "el nuevo mundo" que está descubriendo gracias a la psicología porque reconoce que "es muy útil" en su día a día, tanto para aplicarlo en su trabajo como en la vida en general. En definitiva, y según expresa, "lo que empezó como mera curiosidad está terminando como un sueño cumplido: estar finalizando una segunda carrera compaginada con el trabajo".

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón