El "IES Miguel Servet mira el mundo" se pone en marcha

 

C. Auría y alumnos, IES Miguel Servet

Un viaje que nos llevó a conocer la realidad de los refugiados en los campos griegos y en los squad ocupados en el centro de Atenas. El grupo Ayuda a Refugiados en Zaragoza nos acompañó y compartió sus vivencias con nuestros alumnos que así pudieron reflexionar sobre las migraciones y, sobre todo, preguntar y expresar sus inquietudes. Y la palabra se acompañó de una exposición de fotografías, realizadas por Pablo Ibáñez y María T.Solanot, que nos hicieron ponernos en su lugar, y así lo expresaron las alumnas de 1º de ESO: "Y yo estaba allí, y lo pude ver con mis propios ojos y vi a un hombre apoyado en la ventana de un vagón. ¿Dónde irá a parar ese tren? ¿Cuál será su destino? Salvarse después de esa terrible guerra que durante 5 años solo dejó tragedias. Hacia frío, mucho frío, el hombre miraba hacia atrás con mirada entristecida y pensaba ¿Qué ha pasado? ¿Dónde voy? ¿Encontraré mi destino?".

"Y yo estaba allí, y lo vi, vi una barca llena de mochilas, salvavidas y cascos amarillos abandonados, no había nadie, solo yo que me preguntaba que habrá sido de los que antes ocuparon la barca; seguramente estarán escondidos".

"Y yo estaba allí, y vi como el niño descalzo imploraba a un policía 'Por favor déjenos pasar, nos duelen los pies de andar y estamos cansados de un trayecto tan largo' y vi a la policía que descaradamente lo apartaban y no le hacían caso".

Un viaje que nos planteó un reto colectivo: Enviar un palé a Pampiraki en Atenas, el alma cén desde donde voluntarios griegos ayudados por voluntarios llegados de toda nuestra geografía se encargan de distribuir el material humanitario hacia los squads de la capital helena donde viven los 2.700 refugiados y hacia los campos instalados en las proximidades de Atenas y en otros lugares de Grecia con alrededor de 45.000 personas.

Y comienza el trabajo del equipo de voluntarios, alumn@s que se autogestionaron para montar una instalación artística en el vestíbulo de la planta calle recreando un trocito de un campamento con su tienda, su manta térmica, sus cartones, su tendedor. Y en torno a este espacio la logística de la recogida, clasificación y empaquetado del material. Y la ilusión y la conciencia solidaria fue creciendo a la par que crecía el palé. Y tanto creció que uno se convirtió en dos.

Y con imaginación y la ayuda de la impresora 3D la venta de llaveros nos permitió conseguir el dinero para el envío. Y se multiplicó la implicación de toda la comunidad educativa, las ganas de ayudar y de trabajar para mejorar el mundo en el que nos toca vivir.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Artículos publicados

 

 
Contacto | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón