Érase una vez un mar

 

Mireia Martínez, colegio Alemán San Alberto Magno

Érase una vez un mar
de aguas frías cristalinas
cuyo afán por separar
mil corazones rompía.

Así quiso él intentar,
bienaventurado un día,
a dos jóvenes vengar
que ambos mucho se querían.

Hizo entonces levantar
el feroz mar con osadía
tiempo inmóvil que esperar
y distancias infinitas.

Como siempre al actuar
aguardaba cobardía,
no podía imaginar
que por amor lucharían.

Contra viento, fuego y mar
el sentimiento se extendía,
de la ilusión por amar
a quien tan lejos yacía.

La esperanza de llegar
a pasar de nuevo un día
junto al otro y pasear
de la mano en compañía

las dio fuerza al aguantar
cuantas bombas les caían
intentando destrozar
todo lo que conseguían.

Tras un año de luchar
no había nada que temían,
diose por vencido el mar
y quedó solo alegría.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón