Sobrio amor, divino castigo

 

Lucía Muñiz Ceballos, La Salle Franciscanas Gran Vía

Sombras oscuras se ciernen
sobre recuerdos antes evocados.
Espinas toscas se clavan
en mis entrañas de enamorado.

Pétalos de rosa inertes
caen en olvido intencionado.
Son memorias de un amor
con tinte desesperado.

Cruel espectador de la vida,
como un niño refugiado,
en el vacío de tu ausencia
sobrevivo al tiempo congelado.

Eterno amante
a ti estoy encadenado.
Divino castigo,
por tu amor soy aniquilado.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón