Una clase de historia de altos vuelos

 

El proyecto Drones y Mazmorras acerca las nuevas tecnologías a nueve institutos aragoneses a través del estudio de los castillos de la comunidad

Alicia Gracia (Periódico del Estudiante)

Ya no tendrás que poner excusas cuando tu profesor te llame la atención en clase por estar en las nubes porque con el proyecto Drones y Mazmorras las clases de historia se convertirán en lecciones de altos vuelos. Los alumnos de 2º de Educación Secundaria de nueve centros educativos de la comunidad autónoma se van a beneficiar de esta iniciativa impulsada por el Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos de la Universidad de Zaragoza (BIFI) en colaboración con el Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón.

Drones y Mazmorras tiene como objetivo conocer la historia, la arquitectura y la tradición oral de los castillos, palacios, torreones y fortalezas de Aragón a través del uso de las nuevas tecnologías, concretamente del uso del dron como herramienta para descubrir los secretos arquitectónicos del patrimonio aragonés.

Gracias a este proyecto, los alumnos aragoneses aprenderán a volar drones para capturar imágenes aéreas, a digitalizarlas y a utilizar herramientas de fabricación avanzada como impresoras 3D y cortadoras láser para la construcción de maquetas de los edificios más emblemáticos del entorno, a la vez que podrán descubrir todas las historias y secretos que han guardado a lo largo del tiempo. Este trabajo de investigación histórica y tradición oral y la reproducción de las maquetas de las edificaciones locales serán presentados en una exposición final que se realizará a finales de este año.

MODELOS 3D VIRTUALES El proyecto comienza con el vuelo de drones y el uso de cámaras digitales o telé- fonos móviles de los participantes para tomar imágenes del castillo, palacio, torreón o edificación histórica elegida. Esas imágenes digitales se tratarán con un software de modelado de imagen para convertirlas en modelos 3D virtuales que, utilizando cortadoras láser, fresadoras e impresoras 3D, permitirán reproducir las maquetas de los castillos de Aragón.

En paralelo al trabajo de campo y al procesamiento y ejecución técnica de las maquetas se desarrollará una labor de investigación utilizando fuentes escritas y orales que permitan reconstruir la importancia del edificio a través de su contexto histórico, del proceso constructivo, de los relatos y leyendas de la tradición popular, de las funciones ejercidas por el edificio, o de cualquier otra información que los alumnos puedan recopilar para elaborar un panel explicativo de formato común para todos los centros que acompañará a la maqueta en la exposición. Además se podrá elaborar material o documentación complementaria (audio, imagen, vídeo, textos, carteles, folletos publicitarios, dramatizaciones,…) que formará parte del proyecto y podrá servir de apoyo en la exposición final que se mostrará a finales del 2017.

El castillo de Sádaba correrá a cargo del IES Sá- daba, el IES Gúdar-Javalambre será el encargado del castillo de Mora de Rubielos, el castillo de la Orden de San Juan será para el IES Mar de Aragón de Caspe, el colegio Salesiano Laviaga-Castillo de La Almunia de Doña Godina estudiará el castillo de Mesones de Isuela, el castillo de Cadrete será para el IES Virgen del Pilar de Zaragoza, el IES Cinco Villas de Ejea de los Caballeros y el IES Río de Arba de Tauste se encargarán del castillo de Sora, el IES La Azucarera de Zaragoza estudiará el castillo de Luesia y el castillo de Monzón será analizado por el IES José Mor de Fuentes de Monzón.

«Desde el punto de vista educativo permite conectar las nuevas tecnologías con la conservación del patrimonio artístico y cultural. Por un lado, aproxima al alumnado el manejo de drones, la digitalización y la impresión 3D aplicado a la elaboración de la maqueta de una fortaleza medieval, y, por otro, obliga al estudio y conocimiento de esas fortalezas, su origen, técnica constructiva, función militar, contexto social, etcétera», explican desde el IES Azucarera, uno de los institutos participantes.

En este centro van a ser 30 alumnos de 2º de ESO los que se beneficien de este programa dentro de la asignatura de Geografía e Historia.

COLABORACIÓN ENTRE MUNDO RURAL Y URBANO

En este caso concreto, la iniciativa Drones y Mazmorras también ayudará a concienciar a los estudiantes sobre la necesidad de conservar del patrimonio y servirá como «vehículo de colaboración y encuentro entre el mundo urbano y el mundo rural, ya que se apoyará en la colaboración de la Escuela Rural de Primaria de la localidad de Luesia, integrada en el CRA Los Bañales», según explican desde el IES La Azucarera, que recuerdan que también contarán con la colaboración del Ayuntamiento de Luesia y de la Asociación Cultural Fañanás de la localidad, Otro parte importante del proyecto será la formación que recibirán tanto los alumnos como los profesores participantes por parte del Instituto BIFI. «Es una forma de introducir la tecnología más puntera en las aulas de secundaria y estrecha la colaboración entre la Universidad y los centros públicos de educación secundaria», concluyen desde el centro educativo.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón