El alguacil honrado

 

David Garcés Meléndez, IES Grande Covián

Cuentan los mayores del lugar que hace muchos años, durante la Guerra Civil Española, en Aguarón vivía un alguacil encargado de anunciar las novedades del día y a los vendedores que llegaban al pueblo.

Lo anunciaba tocando una bocina.

Trabajaba en el Ayuntamiento y por eso, a veces, se enteraba de información confidencial.

En ocasiones, oía cómo el alcalde le comunicaba a sus concejales el nombre de algunos hombres que iba a detener a sus casas, para luego llevárselos y fusilarlos.

El alguacil para avisar a los hombres del pueblo de que los iban a venir a buscar ideó una estratagema: él iba a cruzarse una bufanda al cuello en caso de peligro. De este modo, cuando los vecinos salían a la plaza a escuchar al alguacil si veían que llevaba la bufanda cruzada iban corriendo a avisar a los hombres para que escapasen y no los pudiesen detener ni matar.

De esta manera muchos escaparon al monte y se evitaron muchas muertes.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón