La salud se come

 

Los escolares aragoneses suspenden en sus hábitos alimenticios, con un 27% de niños obesos

Ruth Mayayo (Periódico del Estudiante)

Si hablásemos con un experto en coches nos diría que no es lo mismo meterle al coche una gasolina refinada que una mezcla de mala calidad llena de residuos e impurezas. Lo mismo sucede con el cuerpo humano, nuestro vehículo particular para andar por la vida. Cada vez que decimos: "¡Bah! Hoy comeré cualquier cosa", "Ya desayunaré luego" o "El pescado no me gusta ni ver", estamos privando a nuestro cuerpo de las vitaminas y nutrientes que necesita para estar al cien por cien, para funcionar. Si además de no darle lo que precisa, lo llenamos de otras muchas sustancias que no le hacen falta y que le cuesta mucho eliminar, lo llenan de grasa o lo saturan, le privamos de lo esencial para darle un trabajo añadido que ocasiona un desgaste a la larga porque tiene que trabajar sin recursos para luchar contra elementos que lo agreden.

NIÑOS OBESOS

Si esto se vuelve un hábito, al final el organismo se resiente. Un estudio encargado a la empresa dietética NutriCare y publicado el mes pasado revela que el 54% de los aragoneses son obesos debido a una mala alimentación. Nuestra comunidad es la quinta de España con mayor índice de obesidad en menores de 17 años. Un 27% de niños lo sufren, según este informe. La principal causa es el elevado consumo de carne en la región, un 146% más de lo recomendable. Estas cifras se ven reforzadas por la afirmación de que los comedores escolares abusan de la carne mientras son pobres en legumbres, verduras, fruta y pescado, según datos de la Asociación Española de Pediatría y la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación, publicado a principios de octubre. En definitiva, los menús presentan un exceso de grasa y de proteínas, frente a una deficiente cantidad de carbohidratos.

Según el Libro Blanco de la Alimentación Escolar, la verdura debería consumirse diariamente, siete veces a la semana, mientras que la media es de 3,4 raciones semanales; el pescado, entre dos y tres veces por semana, y sólo se toma una vez; y las legumbres, entre una y dos veces, y se toma también una. En cambio, el consumo de carne es elevado. Y las consecuencias no se hacen esperar. Los especialistas relacionan la alimentación desequilibrada con la aparición del sobrepeso, la obesidad, enfermedades cardiovasculares, el cáncer o la diabetes.

Si al final tu coche se queda en la cuneta, siempre te puedes comprar otro, pero los cuerpos de repuesto todavía no se han inventado.

Abuso de los embutidos, pasteles, bollos y refrescos

Lejos de mejorar con el paso del tiempo, parece que los malos hábitos alimenticios van en aumento con el paso de los años. Más de la mitad de la población aragonesa tiene sobrepeso. Y el principal culpable de este hecho es el mayor consumo de calorías, que descansa sobre todo en un excesivo uso de carne, en precocinados y en bollería industrial.

Pero la ingesta excesiva de alimentos no se limita a estos puntos. Los aragoneses son muy dados a consumir mucha grasa saturada, presente, aparte de en los pasteles, en los embutidos, un alimento muy arraigado en esta tierra. Y esta grasa es un factor de riesgo notable de enfermedad cardiovascular.

El elevado consumo también se centra en los azúcares de los refrescos y néctares, que deberían suponer una parte mínima de la alimentación diaria. Al excesivo consumo de carne en la dieta, se junta que en Aragón casi no se toma pescado y hay escasez de fibra y de calcio en las dietas.

Eso sí, también hay otras cosas que hacemos bien. Los aragoneses pasan el examen alimenticio en la ingesta de frutos secos y en la sal, cuya media está por debajo del consumo adecuado.

Aunque según los últimos estudios, Aragón esté entre las comunidades que peor se alimenta de España, no todo está perdido. Reducir los kilos de carne, los precocinados, los pasteles y añadir a los platos más verduras, arroz, legumbres y fruta son las soluciones perfectas para acabar con el sobrepeso.

Propuestas saludables para trabajar en clase con el profesor

¿Es lo mismo un vaso de zumo que una pieza de fruta? Desde 'El Periódico del Estudiante' os proponemos una actividad de investigación, que se puede realizar a través de Internet. Las prisas hacen que la gente consuma pocos alimentos frescos y los sustituya por otros que se toman más rápidamente. Vuestro trabajo consiste en averiguar si aportan los mismos nutrientes al organismo. Por ejemplo, ¿una pieza de fruta puede sustituirse por un zumo?, ¿y por un yogourt con frutas? Por otra parte, siempre se dice que el pescado es muy importante para el organismo ¿qué aporta que no tenga la carne?, ¿se pueden recibir sus nutrientes por otra vía?
 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón