Intolerancia sobre ruedas

 

El polémico autobús de la organización Hazte Oír aviva el debate sobre el derecho de los menores a expresar libremente su identidad sexual

Alicia Gracia (Periódico del Estudiante)

Nunca un autobús ha tenido tanto protagonismo.

Ha copado portadas de periódicos, informativos, tertulias radiofónicas y ha sido protagonista de numerosos debates a pie de calle. Desde que echó a andar en Madrid, a finales del pasado mes de febrero, no ha parado de dar de qué hablar.

Se trata del autocar, puesto en circulación por el colectivo ultracatólico Hazte Oír, que transporta un mensaje que dice: "Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo".

Desde el primer momento, la iniciativa ha provocado la indignación de muchos ciudadanos y una campaña de recogida de firmas en su contra través de la plataforma Change.org ya ha conseguido más de 130.000. Los partidos políticos, como el PP y el PSOE, también se han sumado al rechazo de esta iniciativa.

De hecho, el autobús de Hazte Oír que transmite mensajes contra los niños transexuales no estuvo ni 48 horas en las calles, ya que la policía municipal de Madrid inmovilizó después de que el ayuntamiento presidido por Manuela Carmena anunciara su intención de impedir que siguiera sembrando su "mensaje de odio".

Por su parte, la asociación de familias de menores transexuales denominada Chrysallis ha denunciado a la organización Hazte Oír por su "campaña del odio contra los menores transexuales". Chrysallis cree que los mensajes inicialmente difundidos por el autobús de Hazte Oír suponen una incitación a la discriminación y lesionan la dignidad de las personas por razón de su identidad sexual.

En la denuncia presentada el pasado 3 de marzo, Chrysallis expone que la campaña denigra a los menores transexuales, "les humilla públicamente, les desprecia y les genera descrédito en su entorno, por pertenecer al grupo de personas en las que no coincide su identidad sexual con el sexo asignado al nacer en función de sus genitales".

Sin embargo, desde la organización Hazte Oír lamentaron que "la Inquisición gay haya impuesto su dictadura", pero anunciaron que su autobús volverá a las calles cubriendo los mensajes prohibidos por el juez por otros "muy llamativos" contra la "ideología de género".

LA TRANSEXUALIDAD EN LA ESCUELA

Lo cierto es que el tema de la transexualidad ya se afronta en el colegio. Aragón, por ejemplo, facilita a todos los centros educativos públicos y concertados de la comunidad, desde el pasado mes de octubre, unas orientaciones para la actuación con el alumnado transexual. El objetivo de estas pautas es "garantizar la atención y los derechos fundamentales de estos menores".

El documento propone actuaciones de sensibilización, asesoramiento y formación dirigidas a la comunidad educativa, unas medidas que servirían para que el centro pueda garantizar el respeto a la identidad sexual del alumno.

Entre otras acciones, se indica que el personal docente y no docente del centro se deberá dirigir al alumnado transexual por el nombre elegido y se respetará su derecho a utilizar dicho nombre en todas las actividades docentes y extraescolares que se realicen en el centro, ya sean trabajos o pruebas de evaluación.

Además, se respetará la libre elección de indumentaria del alumnado transexual. En el caso de los centros en los que el uniforme sea obligatorio, se reconocerá el derecho del menor a vestir el que corresponda con su identidad sexual autopercibida. Respecto a las instalaciones, el centro educativo garantizará el acceso y uso de las instalaciones del centro que el alumno elija de acuerdo con su identidad de género, incluyendo los aseos y los vestuarios.

"LA IDENTIDAD SEXUAL NO SE ELIGE"

Desde Amaltea, centro en Sexología, Educación y Medicina Sexual de Zaragoza, piden "no frivolizar" con el tema de la transexualidad porque, según indican los profesionales, "la identidad sexual no se elige". En este sentido, explican que la sociedad asocia unos roles a la mujer y otros al hombre que fomentan los estereotipos pero que son "discutibles", ya que la identidad sexual se desarrolla "en los centros cerebrales en la vida prenatal" y se manifiesta cuando se experimenta el "desarrollo psicológico".

Un sexólogo de Amaltea, especialista en transexualidad, recuerda que desde hace unos años los profesionales y padres de niños que no se identificaban con el sexo que le asociaba el entorno "esperaban hasta la mayoría de edad" para que los propios niños pudieran decidir. Sin embargo, desde hace unos años, ya hay colectivos que apoyan "a los padres que asumen las demandas de sus hijos menores", aunque no sean los progenitores "los que elijan" por ellos.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón