El arte de la caligrafía

 

Ava Marie Shaw Romero, 4º ESO IES Virgen del Pilar Zaragoza

En primer lugar, debo decir que sé que mi letra a la hora de escribir no es la mejor, pero si me concentro mucho puedo llegar a hacer tarjetas de invitación, navidad, cumpleaños... muy guays. Mi amor hacia este hobbie comienza con mi hermana, mi musa. Ella es una verdadera artista. He decidido hablar de esto porque aparte de que es una pasión mía, en mi opinión, nada puede superar a una carta o una postal hecha a mano.

La caligrafía viene del griego kalligraphia, esto significa bella escritura. No se equivocaban para nada en esa afirmación. Este arte ha ido perfeccionándose a través de siglos y hoy en día es más conocido por cursiva aunque, desde mi perspectiva, cualquier letra bonita, cursiva o no, es kalligraphia.

Muchas veces verás unas herramientas especiales que se clasifican en dificultad: pluma, plumilla, tinta; sencillez: lápiz, goma y la más importante: creatividad. Es recomendable, para mí, utilizar una hoja gruesa y la mano floja.

La caligrafía tiene muchos usos, desde escribir cartas y postales a tarjetas y sobres (son básicamente lo mismo, sólo quería quedar bien). Una de mis cosas favoritas que hacer con la caligrafía es coger un libro o una libreta con hojas firmes para escribir una frase cada día de cómo te has sentido ese mismo día. Aparte de ganar fluidez, te ayudará no sólo a relajarte sino también a mejorar tu técnica de escritura.

Es muy importante recordar que no siempre la perfección es perfecta. Lo principal es saber que lo que haces es para estar feliz y contento con lo que consigues, nada sería divertido si nos saliese todo a la primera.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón