Conociendo al Teatro del Temple

 

La compañía visita al IES Pedro de Luna de Zaragoza

María Palomino, Eva Ezquerro y José Ugencio

El pasado 23 de febrero un grupo de alumnos del Instituto Pedro de Luna asistimos a la impactante representación de Luces de bohemia de Valle-Inclán, que el Teatro del Temple llevaba a cabo en el Teatro de las Esquinas.

Unos días después hemos tenido la suerte de que nos visitasen en nuestra aula Oscar Martín, director de la compañía, y Alfonso Plou, su dramaturgo. Hay que agradecérselo vivamente, pues han contestado con enorme amabilidad y solicitud todas nuestras dudas y preguntas sobre la representación de Luces de bohemia y sobre su compañía, y también sobre la formación y la vida del actor y todo lo que el mundo del teatro plantea.

Tras una breve introducción de Alfonso sobre el interés que tenía la compañía por este montaje, ya empezamos el coloquio, con una numerosa batería de preguntas. Lo que más nos llamó la atención, sin duda, fueron las cuatro placas con ruedas que los actores desplazaban convenientemente por el escenario para lograr los espacios imaginados por Valle-Inclán. Esta solución no dejó de ser un reto cuando diseñaron el escenario, pero reconocen que funciona muy bien, dada la complejidad de los cambios de escena del esperpento. Carlos nos explicó que las placas llevan unas manillas, a modo de frenos, que cuando se presionan sirven precisamente para mover la estructura, que si no se activa queda frenada en el punto exacto y con seguridad. Nos sorprendió saber que todos los actores del reparto han cambiado desde que iniciaron la representación hace diez años, no sigue actuando ninguno de los iniciales actores, lo cual también da vitalidad a la obra, además de la propia vitalidad que tiene en sí mismo el texto del clásico valleinclanesco.

Ciertamente ha sido una experiencia agradable pues ambos han respondido a todas nuestras preguntas, ya fuesen de temas relacionados con la escenografía, ya fuese sobre temas de contratación de actores, las dificultades para vivir con este trabajo, los problemas de una producción escénica. Pero tocó el timbre, y por una vez...

Nos hubiera gustado seguir, y charlar más sobre el arte escénico con estos responsables de una obra y una representación que nos ha marcado. De hecho aún siguieron aclarando las dudas a compañeros que se habían quedado con la mano alzada, hasta que sonó el timbre de inicio de la siguiente clase. Ha sido una experiencia que nos ha ayudado a conocer cómo es realmente el trabajo de una representación, y de esta en concreto, que superó nuestras expectativas. Al conocer más a fondo a estos profesionales, nos sentimos más orgullosos de lo que estudiamos, de lo que queremos ser, del proceso en el que estamos nosotros.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Vida en las aulas

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón