Castigo al dulce

 

Cataluña es la primera comunidad autónoma española que aplica un impuesto especial a las bebidas azucaradas

Alicia Gracia (El Periódico del Estudiante)

Los precios de aquellas bebidas que contienen azúcar en más de cinco gramos por cada 100 mililitros han subido en Cataluña. Refrescos, zumos, bebidas deportivas y batidos, entre otros productos, experimentaron una subida de precio desde principios de este mes como consecuencia de la entrada en vigor en esa comunidad del nuevo impuesto sobre bebidas azucaradas.

El alza del impuesto es variable y depende de la proporción de azúcar que contenga el producto y de la capacidad del envase. Además, el Gobierno de Cataluña ha anunciado que tiene la intención de avanzar en la fiscalidad más elevada a productos con exceso de azúcar o grasa.

El objetivo es penalizar el consumo de este tipo de productos siguiendo las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Este organismo publicó hace un año sus recomendaciones para un consumo responsable de azúcar que los fabricantes añaden a los productos o el azúcar refinado que ponemos en la comida. Lo ideal, según la OMS, consistiría en consumirlo por debajo del 5% de las calorías diarias ingeridas, una cantidad que equivale aproximadamente a 6 cucharillas de café. En el caso de España, el consumo de azúcar llega a los 80 gramos al día (19 cucharillas), superando así la media europea. Uno de los aspectos más controvertidos de la entrada en vigor de este nuevo impuesto ha sido el impacto que ha provocado en el precio de venta que el consumidor tiene que pagar.

La semana pasada un youtuber llamado Juan Llorca, especializado en nutrición infantil, daba su opinión al respecto. "Por un lado me parece bien porque el consumidor se puede replantear que quizá el consumo de un refresco azucarado no sea bueno pero, por otro lado, no me parece bien que el impuesto repercuta exclusivamente en el consumidor", argumentaba. Y explicaba que, en su opinión, este gravamen debería repercutir en las mismas empresas de estos productos "como ha sucedido, por ejemplo, en Reino Unido".

ARAGÓN NO PLANTEA EL IMPUESTO

Cataluña ha sido la primera comunidad autónoma española que ha aplicado un impuesto de este tipo, siguiendo la estela de las acciones que se han llevado a cabo en otros países de la Unión Europea como Reino Unido, Francia o Dinamarca, entre otros. Y en nuestro país, esta decisión puede crear un precedente. Ahora es Canarias la que se plantea poner en marcha un gravamen para las bebidas azucaradas y ampliarlo también a la bollería industrial. Murcia, por su parte, propuso a mediados de marzo desterrar la bollería industrial y las bebidas azucaradas al menos del entorno de sus hospitales. En Aragón, el Ejecutivo no prevé implantar un gravamen de estas características.

Así las cosas, esta guerra al azúcar no es nueva. El proyecto fotográfico sinAzucar.org se puso en marcha hace un tiempo para intentar visualizar el azúcar libre que hay en muchos de los alimentos que consumimos habitualmente. La idea es sencilla: se fotografía el producto junto a la cantidad de azúcar que contiene en terrones. Porque, más allá de las calorías, el exceso de azúcar induce la aparición de enfermedades como puedan ser la diabetes, la hipertensión, la obesidad y distintas patologías cardiovasculares.

CONSUMO EN ESPAÑA POR ENCIMA DE LA MEDIA

Según la OMS, la ingesta de azúcares libres varía según la edad y el país. Así, su consumo en adultos europeos se sitúa en torno a entre un 7 y un 8% de la ingesta total de calorías diarias en países como Hungría y Noruega, y entre un 16 y un 17% en España y el Reino Unido. La ingesta es mucho mayor entre los niños, que va desde un 12% Dinamarca, Eslovenia y Suecia a casi un 25% en Portugal.

Esta ofensiva contra el azúcar se suma a la lucha contra el aceite de palma, un debate que ya ha llegado al Congreso de los Diputados con la aprobación de una proposición no de ley que pide mayor visibilidad en las etiquetas de productos que contengan este ingrediente. E insta al Gobierno a restringir la publicidad y el acceso a los mismos por parte de la población infantil.

Una iniciativa que llegó a principios del pasado mes de abril, después de que el Parlamento Europeo pidiera restringir las importaciones de esta grasa vegetal por su impacto en la deforestación y varias cadenas de grandes supermercados reclamasen a sus suministradores que prescindieran de ella.

Por otro lado, hay expertos en nutrición, alimentación y deporte que ven que este impuesto especial a las bebidas azucaradas, por sí solo, no va a conseguir erradicar los problemas de sobrepreso que pueden desencadenar otras patologías y enfermedades. Por ello, ven necesario acompañar este gravamen de otros que incentiven la compra de productos más sanos y se pongan en marcha iniciativas para fomentar la actividad física desde la edad infantil.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón