"Vale la pena escribir historia"

 

Julián Casanova es historiador y ha sido nombrado recientemente Hijo Adoptivo de la Ciudad de Zaragoza

Equipo de redacción Arjé (IES Miguel Catalán)

Julián Casanova es catedrático y profesor de Historia Contemporánea en la Universidad de Zaragoza. Este año, el Ayuntamiento de Zaragoza le ha nombrado Hijo Adoptivo. Nuestro homenaje consiste en abrirle las páginas de El Periódico del Estudiante y de Arjé, nuestro periódico digital, para que le conozcan nuestros lectores:

--¿Cuándo decidió estudiar Historia?
--Cuando estudiaba COU. Me gustaba la historia, también la filosofía, pero entonces en Zaragoza no había posibilidad de hacer la carrera de Filosofía.

--¿Qué es la Historia para usted?
--Es el estudio del pasado para examinar cómo cambian las sociedades y los comportamientos de los hombres.

--¿Qué se necesita para ser un buen historiador?
--Honradez intelectual, rigor, escribir bien y sentir pasión por la profesión.

--Ahora se habla y se escribe mucho sobre historia. ¿Cómo podemos descubrir si lo que vemos está manipulado?
--Las fronteras entre el historiador profesional y el que habla de historia porque le gusta o lee algo se difuminan cada vez más. Para un ciudadano que escucha la radio, lee los periódicos o ve la televisión es muy difícil descubrir dónde está el historiador auténtico porque la información puede manipularse y hay medios de comunicación que propagan informaciones falsas, pero esas mentiras, a base de repetirlas, las convierten en verdades.

--¿Qué opina de las novelas que mezclan rigor histórico con aventura?
--La novela histórica es un medio extraordinario para recrear el pasado, pero no está sujeta a las reglas de comprobar lo que dice, como el historiador, e introduce la ficción, por eso resultan muy atractivas para muchos lectores que gustan de la mezcla entre verdad y ficción. Los mitos forman parte de la vida de mucha gente y la historia verdadera suele desmontarlos. Mucha gente, ante eso, prefiere quedarse con la ficción.

--Como historiador especialista en la Guerra Civil Española (1936-1939) ¿nos puede hablar sobre la Ley de la Memoria histórica, recientemente enviada por el Gobierno Español al Congreso de los Diputados para su aprobación?
--Después de la Guerra Civil, que dividió a España en dos bandos y provocó una violencia sin precedentes, hubo una larga dictadura, de 40 años, presidida por el general Franco, que sólo recordó a los vencedores y persiguió y humilló a los vencidos. La Ley de Memoria Histórica es un intento de reparar jurídica y políticamente a todos esos vencidos que sufrieron cárceles, torturas, exilios y la muerte y se ocultó su condición, frente a la memoria abrumadora de los vencedores, presente en forma de calles, estatuas, monumentos... Una sociedad democrática necesita esa ley y quienes dicen que divide es porque, en el fondo, no condenan la violencia franquista.

--¿Qué le motivó a investigar y escribir sobre la Guerra Civil española?
--Me gustaba la historia de los conflictos, el hecho de que aquel fenómeno de la historia de España estuviera tan escondido en el recuerdo de las familias, pero a la vez estuviera tan presente en las ceremonias del franquismo. Y me fascinaba que tanta gente en el extranjero estuviera interesada en el tema.

--¿Cree que las películas con temática histórica son fieles a la verdad?
--La relación entre el cine y la historia no puede ser feliz, porque el cine tiene que contar los hechos de forma rápida, en imágenes de impacto y no puede atender al rigor que permite un libro. Pero, dicho esto, hay cine que puede contar la historia mucho mejor que los libros. Posiblemente no será muy fiable para los historiadores, pero resulta convincente para miles de espectadores.

-- Ha conocido bastantes universidades de otros países. ¿Qué diferencias fundamentales tiene su enseñanza respecto a la de la universidad española?
--Hay más medios, mejores bibliotecas y laboratorios, los estudiantes están mucho más acostumbrados a escribir y pensar, a trabajar día a día y hay profesores de muchos países, lo cual enriquece mucho la enseñanza. Siempre he defendido que los estudiantes tienen que salir a otros países, formarse académicamente en otras universidades, hablar otros idiomas, conocer otras culturas. Es la base del auténtico conocimiento.

--Con su experiencia ¿Nos recomendaría estudiar la carrera de Historia?
--Es una carrera para pensar, para conocer mejor el mundo que nos rodea, para disfrutar con el análisis del pasado y para elaborar narrativas bellas y precisas. Pero en un mundo dominado por el dinero y por la necesidad de ganarlo, no es fácil que la gente se enganche a eso.

--¿Cómo se enteró de que había sido nombrado Hijo Adoptivo de Zaragoza?
--Me llamó Juan Alberto Belloch, el alcalde de Zaragoza. No lo esperaba.

--¿Qué sintió al recibir la distinción?
--Que era valorado en mi ciudad, que vale la pena escribir historia, que debemos continuar mejorando este mundo, comenzando por nuestra ciudad.

--¿Nos recomienda algún libro?
--A sangre fría, de Truman Capote; y Crónica de una muerte anunciada, de Gabriel García Márquez.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de La entrevista

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón