A un viejo cerezo

 

Coral Angulo (EEPP Santa Engracia, Zaragoza)

A un cerezo viejo,
cuyo rostro era feo.
Su tronco negro, podrido, sin pajarillos,
sus ramas débiles y desnudas,
no hay ni una sola fruta.

El agricultor te abandonó y el rayo te quemó.
Ya no floreces, viejo cerezo,
has muerto en un mundo de comercio,
los niños ya no comerán tus dulces cerezas.
Pues eres un viejo cerezo sin flor alguna.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón