Preparados para trabajar

 

Seis alumnos inmigrantes están disfrutando de la oportunidad de aprender para trabajar como ayudantes de cocina y camareros, en la escuela que tienen los escolapios en Peralta de la Sal

Juan Carlos Rafel (Peralta de la Sal)

El 17 de septiembre comenzó el curso para seis chicos inmigrantes en Peralta de la Sal (Huesca), con el fin de formarse en un tiempo de tres meses y medio como ayudantes de cocina y camareros viviendo de lunes a viernes en las instalaciones que los Escolapios tienen en Peralta de la Sal, pueblo natal de San José de Calasanz, fundador de las Escuelas Pías. Se trata del Centro de Inserción Socio Profesional de jóvenes inmigrantes.

Los alumnos de este curso habitan en zonas cercanas de Peralta, en concreto en Barbastro y Monzón. Cuatro son marroquíes y dos rumanos, de entre 16 y 17 años, aunque podrían apuntarse hasta de los 19 años. La vida diaria en un pueblo pequeño podría parecer aburrida, pero no es así pues desde la mañana hasta la noche siempre hay tarea y además tienen la atención constante de los educadores las 24 horas del día.

Vamos a contar lo que se hace en un día cualquiera. Por la mañana, comienzan las clases de cocina a las nueve, y además de otras prácticas realizan la comida del día y se prepara parte de la cena, claro, siempre con la supervisión de Javier, el profesor de cocina; esto hasta las doce y media. A partir de aquí se cambian de traje de faena para recibir las clases de camarero y aquí es Ricardo el profe.

Como camareros, practican poniendo el comedor y sirviendo a los comensales, que en ocasiones han llegado a 80 personas, pues la casa de Peralta, de Escolapios, recibe muchas visitas de Colegios de Aragón y de colectivos y grupos que la utilizan para sus actividades. Después de estas prácticas, la comida y un merecido tiempo libre para descansar o jugar al tenis de mesa al baloncesto o un paseíto por el pueblo.

Por la tarde, a las cuatro y media, un par de horas de clase de historia o mates, lengua española o ética o incluso orientación laboral para así cuando se encuentre uno en el trabajo tenga más formación que garantice su puesto de trabajo. Después de la hora de la merienda, con la furgo, se puede visitar una de las ciudades cercanas o se juega a fútbol sala o se va al telecentro para chatear o un paseo por alguno de los lugares de interés cercanos, como el Barranco de Gabasa, a continuación de una buena cena tiempo libre y a descansar porque al día siguiente, a las ocho, hay que estar despiertos.

Además, alguno de los fines de semana hay actividades de tiempo libre con las que se ha visitado Barcelona, Alquézar, la Ribagorza Oriental y Viella, para patinar sobre hielo. El 15 de diciembre se realizará una visita a Zaragoza para ver, entre otras cosas, el Palacio de la Aljafería.

Pero no podemos olvidarnos de que el principal objetivo del curso es estar preparados para trabajar en el sector de la hostelería y que a los chicos y chicas que terminan el curso prácticamente se les garantiza trabajo, pues el sector demanda mano de obra formada, por lo que a los alumnos que no tengan permiso de trabajo se les apoyará para conseguirlo. Ya hay empresas interesadas en contratar a los jóvenes que acaban el 21 de diciembre: Andrei, Catalin, Maruan, Khalib, Mimoun y Kamal

Para el próximo curso, que comenzará el 8 de enero, se dispondrá ya de la cocina nueva preparada ya para acoger quince alumnos. Ya hay siete inscritos y unas tres preinscripciones de jóvenes que provienen de Colombia, Bolivia, Marruecos, Argelia y Rumanía. A lo largo de un año se realizarán tres cursos de 15 semanas y se pueden inscribir de forma gratuita jóvenes, especialmente inmigrantes, de 16 a 19 años de cualquier lugar de España. Aquí en Peralta de la Sal pueden vivir y formarse durante las 15 semanas, incluso los fines de semana.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Artículos publicados

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón