Romper barreras

 

El Instituto Corona de Aragón es un centro de integración para alumnos con necesidades especiales

Ruth Mayayo (Periódico del Estudiante)

Que sus alumnos aprendan a ser uno más. Ése es el reto que se plantean los profesionales del equipo de Integración del Instituto de Educación Secundaria Corona de Aragón, de Zaragoza. La profesora de Pegagogía Terapéutica, la fisioterapeuta, las intérpretes de Lengua de Signos y los cuidadores se encargan de que sus chicos tengan cubiertas todas sus necesidades especiales.

Y es que este equipo es el responsable del programa de Integración de alumnos con problemas motóricos, psíquicos y sensoriales (disminución auditiva y visual). También hay casos de niños que sufren multidiscapacidades. Cada grupo tiene su problemática específica, sus necesidades y sus propias barreras.

Los motóricos, aquellas personas con problemas de movilidad, tienen una necesidad fundamental de supresión de barreras arquitectónicas. Nacho Ruiz, uno de los alumnos del centro con problemas motóricos, detalla: "Necesitamos ascensor, rampas para ir al patio, baños adaptados incluso con camilla para algunas personas, mesas y sillas adaptadas, un gimnasio y un aula de fisioterapia". El IES Corona de Aragón cuenta con todos estos recursos, por eso es uno de los centros de integración que hay en Zaragoza.

Victoria Fuentes, técnico de Accesibilidad de Disminuidos Físicos de Aragón, estuvo hace unos días haciendo un recorrido por diversos centros educativos de la capital. "He visitado el Medina Albaida y el colegio Miraflores. Las instalaciones están muy bien. También visité el IES Corona de Aragón, el edificio es más antiguo y lo van adaptando según las deficiencias que se encuentran", explica. En todos ellos, "los vi con mucho cariño hacia los chicos, los fisioterapeutas les intentan facilitar lo máximo posible la integración y que se sientan lo menos diferentes posible. Trabajan con ganas y con interés", señala.

El objetivo del equipo de Integración del Corona de Aragón es claro: "Nosotros queremos que los motóricos no vean su silla, porque si ellos no la ven, no la ve nadie", explican. ¿Y a la hora de estudiar? El nivel para ellos es el mismo que para el resto, simplemente "tienen una adaptación de acceso, que se llama", explica María Jesús Marco, profesora de Pedagogía Terapéutica del centro. Eso quiere decir que "se tiene en cuenta la psicomotricidad fina. Si tienen problemas motóricos en los brazos o en las manos, tienen más tiempo para hacer los exámenes, más exámenes orales, más trabajos por ordenador, pero siempre sobre su currículum. Este equipo se encarga de elaborar un informe sobre las necesidades de estos alumnos para Selectividad, por ejemplo, que luego sirven para la carrera.

Por otra parte, desde este departamento se refuerza también el trabajo de los discapacitados sensoriales, niños con pérdida visual o con deficiencia auditiva. Hay niños sordos que trabajan con intérprete, en cambio otros con mayor audición son capaces de leer los labios. Cada caso es un mundo. Aleteh Adán, coordinadora del departamento de Atención Educativa y Familiar, de la Agrupación de Personas Sordas de Zaragoza y Aragón (ASZA) asegura que la postura de la agrupación es "abogar por el bilingüismo: la Lengua de Signos, por un lado, y la lectura labial, la lengua oral y las ayudas técnicas, por otro".

Para Aleteh, "la integración es positiva porque tienen que aprender a relacionarse con todo el mundo, pero tener otros compañeros sordos les ayuda y se pueden comunicar mediante la Lengua de Signos. La formación específica para sordos ya no es integración, pero es una opción y son las familias las que tienen que elegir".

Aleteh ofrece unos consejos para hablar con una persona sorda si no sabes Lengua de Signos: mírale a la cara, no le grites, usa frases sencillas, habla normal y vocaliza con claridad, no exageradamente, háblale cerca, de frente, a su altura y con el rostro iluminado.

Del Aula de Apoyo del Corona de Aragón se encarga María Jesús Marco. Además de niños con problemas de movilidad y sordos, también acuden alumnos con desfase curricular por alguna discapacidad psíquica leve, como un cociente intelectual bajo. "Son alumnos a quienes les cuesta seguir las materias instrumentales, como Lengua o Matemáticas", explica María Jesús. Ella trabaja codo a codo con la fisioterapeuta, Mamen. "A mí no me preocupa sólo que mejoren la movilidad de un brazo o de una pierna, me preocupan ellos, que se integren, que estén bien como personas", puntualiza Mamen. María Jesús completa la afirmación de su compañera: "Nos preocupa su futuro profesional, su autonomía y su identidad".

Temas para debatir en clase

Lo que más valoran los alumnos con alguna discapacidad es la relación con sus compañeros, el tener amigos, el ser aceptados como uno más. Todos tenemos limitaciones de algún tipo, sólo que las suyas son más evidentes a los ojos. ¿Cómo hay que enfrentarse a la relación con otros chicos de nuestra edad que tienen alguna minusvalía evidente? ¿Te acercarías a ellos? ¿Eres capaz de ponerme mentalmente en su lugar e imaginar qué esperarías tú de la gente que te rodea? Analiza tu entorno y mira cuántas barreras arquitectónicas y psíquicas tendrían que superar estas personas para convivir en tu clase.

Enlaces:
Disminuidos Físicos de Aragón
Asociación Aragonesa de Entidades para Personas con Discapacidad Intelectual

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón