La pregunta del millón

 

Celia Sánchez Sánchez (IES Segundo de Chomón)

Tengo una amiga que me invita en verano a pasar unos días en su apartamento, en primera línea de playa. Un día, su padre leía el periódico y comentó: "La ONU dice que sólo quedan ocho años para evitar el cambio climático". Nosotras nos miramos asustadas y pensamos que la imagen de la playa que estábamos viendo, cuando tuviéramos 20 años, quizá ya no la viéramos- Entramos en Internet y consultamos acerca de este problema. Las páginas eran alarmantes: "La tierra se calienta". "Los hielos se derriten y no es ciencia-ficción". "La culpa es del ser humano; los efectos son irreversibles si no pasamos a la acción".

¿Qué podríamos hacer dos niñas de 12 años ante este panorama? Según la información que teníamos delante, "un montón de cosas". Esta pregunta no nos dejó quietas: nos pusimos a apagar luces innecesarias, a cerrar grifos... Hicimos varios propósitos: coger más el bus y la bici; y menos el coche de papá; ir a comprar con bolsas de tela; separar todos los desechos para reciclaje; ducharnos en vez de bañarnos; y otros más...

De esto ya han pasado cuatro meses. En algunos propósitos me he relajado un poco... Pero, cuando me acuerdo, vuelvo a preguntarme: ¿Qué puedo hacer yo ante el cambio climático? Esta pregunta nos la tendríamos que hacer cada día...

En Navidad, las calles estaban muy bonitas con los adornos y las luces... Pero, ¿es necesaria tanta luz? Si el cambio climático es tan inminente, ¿no deberíamos empezar por poner menos luces navideñas, por ejemplo...?

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón