Un misterio por resolver

 

Silvia Pabán (2º ESO IES Montes Negros, Grañén)

Todo empezó un día, cuando me mudé a una nueva casa. Ese lugar parecía misterioso, inquietante y sombrío.
Todo resonaba, incluso parecía que había fantasmas o gente murmurando, en ocasiones. Sin embargo, yo pensaba que todo era fruto de mi imaginación.
Cerca de allí había un parque al que iban los niños pequeños con sus madres, pero la verdad es que nunca decían nada al pasar, se quedaban mirando la casa, hasta que un día me contaron que en esa casa habían estado muchas familias, pero que ninguna había aguantado más de una semana.
A mí me parecía ver señales por la casa de cosas que podrían ocurrir, pero en ese momento, no sabía lo que decía, ya que no sabía diferenciar algo ficticio de la realidad.
Después de unos días, me atreví a salir al espeso bosque, que había por detrás de la casa, llegó un momento en que los árboles se acababan y había un precipicio y huellas, que parecía recientes, igual de hace una semana.
En ese instante me puse muy nerviosa y, sin querer, me resbalé y me caí. En ese momento abrí los ojos... Y me di cuenta que todo había sido un sueño.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón