Cara a cara: la jornada continua

 

Este mes, padres y profesores opinan sobre la conveniencia o no de introducir la jornada continua

Periódico del Estudiante

INCONVENIENTES Y SOLUCIONES
Juan Antonio Planas (Presidente Asoc. Psicopedagogía)

El debate sobre la jornada partida o continua está viciado. Suele hablarse más de lo que conviene a los adultos y nos olvidamos de los verdaderos agentes: los niños. Desde el punto de vista psicopedagógico, existen ventajas en la jornada continua, ya que en las primeras horas de la mañana el rendimiento académico en las áreas con más exigencia intelectual es superior al de las tardes, permite tener más tiempo libre para ocio y reduce el tiempo de los desplazamientos. Varias comunidades autónomas han adoptado la jornada continua y la mayor parte de las familias, alumnos y profesores están satisfechos.

Sin embargo, también tiene inconvenientes, ya que concentrar muchas sesiones contribuye al cansancio y a la falta de atención, impide tiempos para coordinación del profesorado, hay que levantarse más temprano, los alumnos que no tienen a sus padres en casa por las tardes están más desorganizados, etc.

En Aragón la situación es diferente. No se puede generalizar lo que es mejor para todos los casos. No es lo mismo hablar de la escuela rural en donde apostamos por la jornada partida que la urbana, donde los desplazamientos suponen muchísimo tiempo. Tampoco es lo mismo hablar de los niños de Infantil que de los últimos cursos de primaria. En el primer caso, no se puede plantear una jornada desde las 8 hasta las 14 horas por ejemplo.

Es necesario flexibilizar muchísimo más la actual situación y ofertar a las familias diversas alternativas. Todas ellas deberían pasar por ampliar el horario de los centros. Se facilita el trabajo de los padres cuando los centros educativos tienen el horario de apertura y de cierre mucho más amplio. No tiene por qué coincidir el horario de los alumnos con el de los profesores y con el de los centros. De igual manera, habría que plantear que las áreas instrumentales se aborden en las primeras horas de la mañana y las de la tarde se dediquen a otras de tipo artístico, musical o deportivo. Tampoco debería ser igual el horario en primavera y otoño que en invierno.

Por otro lado, habría que potenciar diversas opciones en distintos centros para que las familias pudieran elegir. Unos colegios podrían seguir ofertando el horario partido, otros ampliando el horario de la mañana y reduciendo las tardes a dos o tres a la semana y otros incluso hacer la jornada continua con actividades extraescolares gratuitas por las tardes.

La escuela del futuro debe ser mucho más flexible en todos los sentidos, en metodología desde luego, pero también en horarios y espacios escolares.

VENTAJAS DE LA JORNADA CONTINUA FRENTE A LA PARTIDA
Pedro Esteban (Padre y profesor de FP)

Las ventajas de la jornada continua para las familias es que pueden organizar mejor su tiempo libre: asistencia a actividades deportivas, escuelas municipales de música y danza, conservatorios, asociaciones de tiempo libre, idiomas y otras aficiones. Para la asistencia a actividades deportivas, en algunos casos tenemos que quedar a altas horas de la noche, a veces de 19 a 22 horas, 2 o 3 días por semana, especialmente en chavales federados en algún deporte, lo que impide después un suficiente descanso nocturno. No se puede quedar antes debido a que los chavales tienen que realizar los deberes de su edad.

Con asociaciones de tiempo libre, ocurre parecido, en muchos casos se aplazan al fin de semana sus actividades por la misma razón. Una actividad de acampada, que use el fin de semana completo, necesitaría alguna sesión previa de planificación y preparación para poder sacarle todo el jugo educativo. En el segundo y tercer ciclo de Primaria se pueden ir asumiendo muchas responsabilidades que es importantes vivirlas para su educación y madurez. Y en la familia muchas veces olvidamos su importancia, por sobreprotección, por rapidez o por comodidad.

Las familias comprometidas observarán que tienen más tiempo libre, es muy bueno realizar ejercicio y actividades al aire libre. Con la jornada partida, cuando acaban los deberes los chavales de segundo y tercer ciclo de primaria, ya no es hora de salir al parque, ni de realizar alguna actividad cultural, visitar a los abuelos... Existen centros que ya han adaptado soluciones intermedias. Unos colegios acaban mucho antes (a las 16 horas) todos los días, lo consiguen acortando el tiempo del comedor, que suele ser poco productivo para otras cosas y algunos centros usan 3 horas para este menester. Otros centros reparten las horas lectivas semanales para librar una o varias tardes, generalmente el viernes, (o el miércoles y el viernes). Los centros que han optado por estas medidas, las mantienen y las han valorado positivamente.

Los inconvenientes serían para dos partes. En primer lugar, en el caso de padres que no se organizan por las tardes --que dejan a los chavales sin hacer nada, con la televisión, videojuegos, internet, o por la calle--, los chicos tendrían más tiempo para estar solos. En segundo lugar, para aquellas familias donde todos los adultos trabajan en jornada partida, esta medida anticipa la salida de los niños. Esta es la razón que impide salir de la inercia actual. Lo que habría que hacer es que la oferta de extraescolares que ahora se hace en horario de comedor se ofrezca a la salida.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón