Zaragoza... hace 200 años

 

La capital aragonesa celebra el bicentenario de los Sitios de la ciudad por parte de la tropas de Napoleón

Ruth Mayayo (Periódico del Estudiante)

Hacía poco que se había instalado en casa de su hermana, en Zaragoza. Esa mañana del 2 de julio, cuando llevaba víveres a la batería del Portillo, presenció un ataque de los franceses y vio cómo caían, uno a uno, todos los artilleros que servían un cañón, dejando abierta una gran brecha por la que podía entrar el enemigo. No lo dudó. Agustina arrancó de manos del sargento muerto el botafuego y lo aplicó a la mina del cañón. Los franceses se asustaron, ametrallados por un abanico de fuego, y los defensores del Portillo, animados por el ejemplo, retomaron un fuego intenso que rechazó al invasor. Palafox cogió las insignias del sargento muerto y las colocó en el hombro de Agustina, que ya fue conocida para siempre como Agustina de Aragón.

Este capítulo de los Sitios de Zaragoza es uno de los más rememorados y fue, sin duda, "el primer hecho notable de profesionalización de la mujer como militar", explica José Antonio Armillas, comisario del bicentenario de Los Sitios de Zaragoza. Esta batalla pertenece al contexto de la Guerra de la Independencia (1808-1814), un conflicto armado que enfrentó a España con las fuerzas de Napoleón, tras las maniobras de ocupación napoleónicas. El emperador francés entró a España para llegar a Portugal, pero traía intenciones ocultas de derrocamiento del rey, que provocaron en todo el país un levantamiento espontáneo y popular conocido como el Dos de Mayo de 1808. Al intentar reprimir a los españoles subversivos, Napoleón motiva el proceso revolucionario español y surge la Guerra de la Independencia.

En Zaragoza hubo un motín popular el 24 de mayo. "La ciudadanía se levanta contra el capitán general, lo encierran en la Aljafería y salen a la caza de franceses. La gente reclama armas, pan y alpargatas, porque el hambre está presente al principio, como lo estará al final", incide Armillas.

Y es que el hambre y el tifus fueron las dos principales causas, más que las balas, de las bajas en el bando zaragozano y de la rendición de la ciudad. En el primer sitio, llegaba abastecimiento por el puente de Piedra, pero en el segundo se cerró la ciudad y no había abastecimiento. "El primer sitio fue básicamente obra de civiles", detalla el comisario del Bicentenario, "pero en el segundo había soldados profesionales que venían refugiándose del avance de tropas francesas, gran cantidad de militares. Los jefes aconsejan a Palafox que deje salir a la Caballería, pero con la soberbia de haber ganado el primer sitio y por sus pocos años, debió de pensar: 'Si he hecho morder el polvo a 14.000 soldados franceses con un grupo de agricultores, ¿quién me va a toser con 30.000 soldados profesionales dentro de mis murallas?'". Así que aunque podían haber roto la ofensiva, no lo hicieron. El frío y la contaminación de las aguas por la permeabilidad de las cloacas hicieron que el tifus empezase a diezmar la población.

Dicen que la defensa que los zaragozanos hicieron de su ciudad ha sido una de las más obstinadas y perseverantes de la historia. "El mariscal Lannes desmantela la ciudad por el sistema de minas. La destrucción fue completa. Pero, como ejemplo, basta decir que pasar la calle Doctor Palomar les costó a los franceses diez días porque el avance era terrible, la resistencia era tremenda. Hay una casa, en la esquina con la calle del Pozo, que aún mantiene las huellas de los disparos de los defensores", admite Armillas.

Zaragoza fue un ejemplo de resistencia ciudadana y de coraje. Ya lo dijo el mariscal Jean Lannes: "¡Qué guerra! ¡Qué hombres! Un sitio en cada calle; una mina bajo cada casa. ¡Verse obligado a matar a tantos hombres, o mejor, a tantos furiosos! Aquella guerra es horrible: se lo he escrito al emperador; la victoria da pena..."

A debate: un año de celebraciones y exposiciones temáticas

El 21 de febrero empezó la celebración del bicentenario de Los Sitios de Zaragoza, que culminará en mayo del 2009. Exposiciones y muestras acompañarán a los actos oficiales que rememoren durante este tiempo la Guerra de la Independencia.
El comisario de la Fundación 2008 dice que "la Expo es el acontecimiento más importante del bicentenario de Los Sitios".
Próximamente, se editarán unas unidades didácticas para que los profesores puedan trabajar con alumnos de todas las edades.
Un trabajo de investigación es descubrir qué hay detrás de los nombres de los participantes en Los Sitios: quiénes eran y qué papel jugaron.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón