¿Qué edad te gustaría tener?

 

Marta Sofía Ruíz Mora (La Salle Montemolín)

El mundo está lleno de deseos imposibles. La gente desea aquellas cosas que no puede tener. El niño pequeño contempla el amanecer deseando crecer rápidamente, convertirse en una persona mayor, y cuando ese mismo amanecer es observado por un adulto, no hace otra cosa que recordar los días en los que gozaba de libertad. Esa misma libertad que el niño ansía alcanzar con la edad.

¿Qué edad me gustaría tener?

La verdad es que nunca me había planteado esta pregunta. Tras reflexionarlo he decidido que me gustaría cumplir los dieciocho, la mayoría de edad. Esa cifra que se presenta ante nuestros ojos en un cartel fosforescente, cuyo brillo se hace más fuerte a medida que llega el momento. Un número que tenemos como sinónimo de libertad, de fuerza, de independencia. Un cartel que, desde lejos, no vemos que tiene algunas letras apagadas y desde el cual cuelga una pequeña, pero fuerte cadena, que lo une con otro letrero en el que pone: responsabilidades.

Aquellas obligaciones que deseamos eludir. Creemos que ese momento va a ser un camino de rosas, un momento en el que las pequeñas obligaciones que habíamos tenido hasta ese momento acabarían. Sin sospechar que lo único que harán es aumentar. Sí, es cierto que hay más libertad, pero ambas cosas van unidas.

Es el momento del carné de conducir, de la entrada a la universidad. Puedes elegir tu camino, dedicarte a aquello que te gusta, aquello por lo que has trabajado. Es un nuevo comienzo, un comienzo que estoy decidida a iniciar con un viaje, el inicio de la libertad... de mi libertad. No me importan las cadenas que vayan ligadas a ella. Muchas veces me he descubierto soñando despierta con ese maravilloso viaje que realizaré, barajando mil y un destinos, mil y una maneras, mil y un acompañantes.

Espero que llegado el día no me decepcione, que cuando llegue el momento simbólico de apagar las dieciocho velitas que adornaran mi tarta ese año, me sentiré diferente, mayor, más fuerte, menos preocupada. En fin, supongo que el tiempo es un concepto muy relativo, no pasa con la misma velocidad para todos. Tampoco es disfrutado de la misma manera. Puede que un número no indique nuestra libertad, nuestra fuerza o madurez, que sea necesario algo más que un simple soplido para que todo eso llegue. Soñar es gratis.

Dicen que no sabemos lo que se tiene hasta que lo perdemos, y que no sabemos lo que nos estamos perdiendo hasta que lo conseguimos. La vida es así, aprende a apreciar cada momento, cada sensación, cada sentimiento. Deseas crecer o rejuvenecer sin recordar que cada época tiene su tiempo y que hay que disfrutar cada segundo, sin importar edad. Dulces dieciocho...

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón