Alergia a la primavera

 

La llegada de la estación florida provoca sentimientos encontrados: la alegría y a la alergia se contraponen

Ruth Mayayo (Periódico del Estudiante)

Lo dijo Machado: "La primavera ha venido, nadia sabe cómo ha sido". Y es que de repente un día te despiertas y te das cuenta de que la primavera ya está aquí. Oficialmente, comienza el 20-21 de marzo, con el equinoccio de primavera, cuando el día y la noche tienen la misma duración en todo el planeta, ya que el sol se sitúa en vertical sobre el Ecuador, dando comienzo así a la primavera del hemisferio norte y al otoño en el hemisferio sur.

Sin embargo, "el primer día de la primavera es una cosa y el primer día primaveral otra diferente. Frecuentemente la diferencia entre ellas es más de un mes", decía el escritor estadounidense Henry Van Dyke.

De lo que no hay duda, es de lo que reza el tradicional refrán español de "la primavera la sangre altera". Es la respuesta a muchos comportamientos alocados de esta época del año. Dicen que el florecer del campo y el estallido de vida vegetal repercute de alguna forma en el ánimo o en la mente de los seres humanos. Por eso, este tiempo se asocia al romance y al amor, a la aventura. Quizá porque después del frío invierno y la oscuridad de las tardes de diciembre y enero, llega de nuevo la luz, suben las temperaturas y se empieza a oler a verano.

EL FIN DEL INVIERNO

El poeta libanés Khalil Ghibram recordó con su peculiar forma de decir las cosas que "en el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante y detrás de cada noche viene una aurora sonriente". Es la primavera, entonces, ¿un resurgir de la vida?

Todo lo anterior constituye el lado más poético y vital de la primavera. Sin embargo, la llegada de la primavera altera al ser humano de otras muchas formas, que repercuten en su salud. Por una parte, hay dos palabras que acompañan cada año la llegada de la primavera: astenia y alergia.

La astenia primaveral es el nombre que se le da a un trastorno que genera cansancio, agotamiento, decaimiento, falta de energía y de apetito. Normalmente, suele remitir por sí solo, aunque si los síntomas persisten, aconsejan visitar al médico.

ALÉRGICOS EN PIE DE GUERRA

Y, simplemente bailando las letras, la "alegría" primaveral se transforma en "alergia" para muchas personas que se enfrentan a la nueva estación como a una tortura que tienen que sufrir. Son los alérgicos, nada menos que uno de cada cinco habitantes de los países desarrollados. Ellos reciben la floración con picor de ojos, lagrimeo, picor de nariz, estornudos, congestión nasal, tos e incluso asma. A veces, puede aparecer urticaria o hasta hinchazón.

Los jóvenes y los niños son los más propensos a las alergias estacionales, que generalmente son de tipo hereditario y suelen desaparecer a partir de los 40 años. Muchos han oído hablar de la alergia porque ven a compañeros que pasan la primavera pegados a un pañuelo de papel para secarse la moquita y el lagrimeo constante. Otros conocen los inhaladores para sus amigos con asma..., pero se preguntan qué es en realidad eso de la alergia.

COMIENZA LA BATALLA

Cuando el organismo percibe una sustancia que considera peligrosa, aunque no lo sea como en el caso de polen, pone en marcha sus mecanismos de defensa para producir anticuerpos que combatan a los invasores. Cuando el sistema inmunológico reacciona de manera exagerada, se producen demasiados anticuerpos y se produce una reacción alérgica.

Una de las alergias más frecuentes es al polen de las plantas, como las gramíneas del tipo del olivo o el abedul. Por eso, la llegada de la primavera es especialmente relevante para los 600.000 niños asmáticos que hay en España, ya que el aumento de los alérgenos exteriores, como el polen hacen que haya un incremento de crisis asmáticas.

Pero además, se puede padecer alergia a los animales, a determinados alimentos, al polvo, a las hierbas... Hay alimentos, como el cacahuete, la fresa o el melocotón, así como los mariscos o los pescados que son muy propensos a causar alergias. Muchos jóvenes han padecido algún episodio alérgico durante su infancia. Tal es la incidencia actual, que la Red Española de Aerobiología realiza recuentos polínicos semanales en más de 40 puntos de la península y se dan a conocer mediante paneles informativos y en los medios de comunicación.

Pero a pesar de que la salud humana se resienta estacionalmente, no se puede negar esa sensación vital que siempre ha acompañado a esta época del año. Porque, además, como ya dijo el poeta Pablo Neruda, "podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera".

A debate: Un exceso de limpieza e higiene también puede ser malo

El exceso de higiene en los niños está vinculado al aumento de alergias.
Los problemas de alergias o asma en la infancia están aumentando en todo el mundo. Según un estudio realizado en 56 países con datos de casi medio millón de niños, cada vez hay más trastornos de asma, rinoconjuntivitis y eccema sobre todo entre los pequeños. Se estima que 300 millones de personas viven con asma en todo el mundo y se espera que este número aumente a 400 millones en el año 2025.
Los hábitos dietéticos, el estilo de vida, la exposición a microbios, el aire o la variación climática, son factores que influyen en las alergias.

Más información en internet: www.salud.com/secciones/alergias.asp?contenido=249181
 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón