"La relación con el caballo es esencial"

 

Entrevista con Belén Pérez Moreno, amazona

José Lacruz (Periódico del Estudiante)

Todavía no compite aunque pronto empezará a prepararse. Belén Pérez es amazona desde hace 3 años, monta a caballo en el Club Cuarte Ecuestre, y confiesa que es un deporte que te permite estar en contacto con la naturaleza.

--El 50% del deporte que practicas depende de ti, ¿cómo se llama la otra mitad?
--Es una yegua, se llama Malena. No es mía, pero siempre monto la misma. Allí le limpio, le pongo la silla y, después de montarla, lo mismo. Antes tenía otro caballo que se llamaba Jerez.

--¿Qué tal la relación con Malena?
--Le tengo mucho cariño y cuando llego me reconoce, me da con el hocico. Hay que tener una buena relación con el animal.

--¿Qué cuidados necesita un caballo?
--En verano, sobre todo, hay que darles grasa en los cascos para que no se les hagan grietas. Después de hacer deporte siempre hay que ducharlos. También hay que cepillarlos. No hay que hacer mucha cosa, pero hay que ser responsable y tenerlo en cuenta. Eso sí, son frágiles, si tienen una herida, les cuesta recuperarse.

--La equitación es de los pocos deportes donde compiten hombre y mujeres en las mismas categorías y condiciones.
--Es un deporte que depende mucho de la persona, no tanto de si se es mujer u hombre. El tamaño, el peso y la habilidad de la persona son factores que influyen. Parece que vas montado en el caballo y no hay que hacer mucho más. Pero en verdad hay mucho trabajo de piernas, la fuerza, la inclinación... Además, tienes que tener tu propia relación con el caballo. Si tratas mal al caballo, no te hará ni caso. Si le pegas, te tirará, hará lo que pueda para deshacerse de ti.

--¿Cuántas veces te han tirado?
--No me han tirado nunca, pero, por precaución, siempre llevo el casco. La protección es muy importante, tanto para ti como para él. El caballo necesita protectores en las patas si vas al campo, por ejemplo.

--Malena es dócil...
--Es muy buena. Bueno, alguna vez se ha asustado y se ha puesto a dos patas, y a galopar. Cuesta trabajo tranquilizarlos. El caballo tiene instinto de manada. Si ven a alguien correr, ellos corren. Y es peor si te pones nervioso, debes respirar muy lento, relajarte para que se tranquilice el animal.

--¿Qué es lo primero que te enseñan cuando haces equitación?
--Lo primero es saber acercarte al caballo, a caerle bien. Al principio casi no lo montas. Aprendes a ponerle bien la silla o la cabezada, lo cepillas, saber que cuando pasas por detrás hay que ir tocándole con la mano porque sino te da una coz... Todas esas cosas. Después te enseñan el equilibrio.

--¿Hay tópicos sobre este deporte?
--La gente no lo conoce. Se piensa que es caro y que quita mucho tiempo. No es así. No tienes por qué comprarte el caballo, hay clubes. Y se trata de un deporte que te permite el contacto con la naturaleza; una hora semanal en el campo con tu caballo relaja mucho, es muy divertido.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de La entrevista

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón