El negocio del agua

 

Las ventas de agua embotellada no dejan de aumentar en todo el mundo

Ruth Mayayo (Periódico del Estudiante)

"Si las guerras de este siglo se libraron por el petróleo, las del siglo XXI se combatirán por el agua". Esta sentencia fue un vaticinio que realizó el vicepresidente del Banco Mundial, Ismail Serageldin, en 1995. Y no andaba muy desencaminado. En los países menos desarrollados, el acceso al agua potable es, junto al hambre, un problema acuciante. En España, el trasvase de agua del Ebro es un debate abierto desde hace años. Y sigue de plena actualidad. Nada hay nada más necesario que el agua para el ser humano. Y las grandes empresas se han dado cuenta y se han apresurado a hacer negocio con ello. Ahora pretenden a India, que en un futuro superará a China en número de habitantes y aunque el consumo de agua envasada no es mayoritario allí, crece rápido por la mala calidad del agua del grifo. Lo mismo sucede en otros países de Asia y Suramérica.

De hecho, el agua embotellada ha pasado de ser una anécdota a que se hable de ella como la segunda o tercera mercancía que más dinero mueve en el mundo, después del petróleo y el café. Y es que hay mucho de negocio en el mundo del agua embotellada. "Los estudios revelan que aunque la gente prefiere el agua embotellada, esta no es necesariamente más sana, ni más segura que la del grifo", explica Alejandro Ibáñez, alumno del colegio zaragozano Enrique de Ossó, que ganó el tercer premio de Reporteros en la red por su trabajo: Un tesoro azul: entre dos aguas, una comparación entre el agua del grifo con el agua de botella.

En el primer mundo, se consume agua embotellada con la idea de que es más saludable, porque es más cómodo o porque queda bien. Pero la gran sorpresa es que la mayor parte del agua embotellada que se bebe en Estados Unidos, principal nación consumidora del planeta, no es agua mineral natural, sino agua purificada. Allí, cada ciudadano bebe unos 85,5 litros al año. Y sus marcas preferidas (Aquafina, de Pepsi, y Dasani, de Coca-Cola, según la Beverage Marketing Corporation, BMC) no contienen agua mineral natural (de origen subterráneo profundo y de mineralización constante), ni de manantial (de mineralización variable), sino purificada, es decir, agua normal y corriente, como la del grifo, pero tratada. No es el caso de Europa, donde al descubrirse hace cuatro años que Coca-Cola comercializaba en el Reino Unido agua del grifo, se levantó un gran revuelo.

El resultado es que los habitantes del planeta beben 148.000 millones de litros anuales, según Nestlé Waters. Esta empresa suiza copa alrededor del 17% del mercado mundial, con 77 marcas, entre ellas las francesas Perrier y Vittel. Danone le sigue, con algunas de las marcas más rentables, como Evian (la marca mineral más vendida del planeta) o Wahaha (El niño sonriente), una de las favoritas de los chinos.

En Europa se bebe casi el 30% de toda el agua que se envasa en el mundo, unos 64 litros anuales por persona. España ha duplicado ventas en los últimos años y se ha convertido en el cuarto país del continente en consumo por habitante, detrás de Italia, Alemania y Francia, según datos de la Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasadas (ANEABE). Actualmente, cada español bebe, según esta organización, 129 litros.

¿Y quién se reparte este pastel? En el caso del mercado español, casi la mitad está copado por Danone (con Font Vella y Lanjarón), seguida de Nestlé Waters (con Aquarel, Perrier, Vitel y Viladrau), el Grupo Pascual (Bezoya) y el Grupo Vichy Catalán (Vichy, Mondariz, Malavella...). Coca-Cola va popularizando su Aquabona y Pepsi hace lo propio con su Aquafina.

La mayoría de la gente compra agua embotellada porque cree que contiene menos impurezas que los suministros municipales, pero "se ha hecho público en repetidas ocasiones que los niveles de pureza del agua embotellada son similares a los del agua del grifo", explica el estudiante Alejandro Ibáñez. De hecho, el 33% de las botellas de agua de 103 marcas diferentes analizadas por el Consejo Nacional de Defensa de los Recursos durante los últimos 8 años contenían cantidades significativas de contaminación química o bacterial. Quizá el agua no sea tan transparente como parece. Pero es imprescindible.

A debate: ¿Qué pasará si el mercado asiático se incorpora a este consumo?

El gigante asiático se ha convertido en el tercer mayor consumidor de agua embotellada del mundo, con unos 10.000 millones de litros anuales. Esto supone una media de ocho litros por persona, pero si los 1.300 millones de chinos quisieran imitar a los españoles en su consumo, beberían más de 150.000 millones de litros al año. ¿Puedes imaginar los montones de plástico desechado que eso supondría? ¿Cómo se podría evitar esta situación?

Más de la mitad (59%) del agua embotellada que se bebe en el mundo es agua purificada. ¿No sería más sencillo purificar la de la red pública o contar con filtros en los domicilios particulares?

En la web: la página del Programa Conjunto de Supervisión de la Cobertura del Suministro y la Sanidad del Agua de la OMS y Unicef permite descargarse perfiles de cada país.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón