Acciones cotidianas para cuidar el medio ambiente

 

Los alumnos de 1° de ESO se han tomado muy en serio las labores de reciclaje

Alumnos y profesores de 1º ESO G IES Pedro Cerrada

Los alumnos de 1° G del IES Pedro Cerrada (Utebo) estamos muy interesados por el cuidado y el respeto al medio ambiente. Sin embargo, siempre que oímos hablar de sus problemas y soluciones los vemos muy técnicos y lejanos, sin que nosotros podamos hacer mucho desde casa. Por ello, nos hemos puesto manos a la obra para entender cuáles son los problemas que afectan a nuestro planeta, pero sobre todo para saber qué podemos hacer desde nuestras casas para que la Tierra sea un lugar más saludable para vivir. Desde las asignaturas de Ciencias Sociales y Naturales, nos dividimos en grupos e investigamos por nuestra cuenta, y después explicamos a nuestros compañeros los resultados. Además, realizamos distintas actividades en clase, como conocer las posibilidades del reciclaje, mostrar objetos que se han reutilizado para otros usos, pensar en pequeños cambios para ayudar al planeta...

RESPIRAMOS EL AIRE

Sabemos que la atmósfera es una mezcla homogénea de gases que envuelve a la Tierra, que tiene en su composición nitrógeno, helio, argón y, sobre todo, oxígeno, en forma de O2 y de Ozono. Este último es muy importante para la vida, ya que nos protege de los rayos ultravioleta del sol, haciendo el papel de escudo protector en la estratosfera. Sin embargo, el uso de algunos productos, como algunos componentes de los aerosoles, ha producido un agujero en este escudo, lo cual nos traería algunos problemas: la salud humana se vería seriamente afectada por una enfermedades cutáneas como el herpes, la malaria, la lepra, el cáncer de piel, la ceguera... Y disminuiría el número de algas, plancton y larvas.

¡Pero no todo está perdido! Podemos invertir este proceso en nuestra vida diaria, utilizando menos aerosoles o procurando que en su composición no tengan los CFC (gases que contribuyen a la destrucción de la capa de ozono) y también, especialmente los muy calurosos, usando menos el aire acondicionado. Cuando el vapor de agua y el dióxido de carbono presentes en la atmósfera dejan pasar los rayos del sol, los reflejan y los devuelven a la atmósfera haciendo así que la temperatura media de la Tierra sea de 15°C. Pero tampoco es bueno que el CO2 que lo forma se encuentre en exceso porque la temperatura aumentaría demasiado. Esto traería como consecuencia un ascenso del nivel del mar, el desarrollo de numerosas plagas y la desaparición de especies. Terrible, ¿no? pero una vez más sabemos que con pequeñas acciones diarias podemos reducir las emisiones de CO2 y evitar que la Tierra sea un lugar sofocante. Por ejemplo, desplazándonos a pie, en bici o en transporte público, aprovechado la iluminación natural y no abusando de los aparatos eléctricos.

La Tierra se llama el planeta azul porque está compuesto en 2/3 de agua. Casi todos sabíamos ya eso, pero no todos conocíamos los problemas más graves que padecen las aguas: la contaminación y la escasez. Contaminar el agua es introducir materias o condiciones en el agua que la alteran y la hacen perjudicial para la salud. En la mayoría de los casos, son las grandes industrias las que más contaminan, pero nosotros también lo hacemos cuando utilizamos el inodoro como papelera o tiramos jabones y aceites por el desagüe. En muchos casos, el agua se puede depurar y reutilizar, pero ello supone un gasto de energía (y más CO2). ¿No sería mejor no ensuciar? Los productos químicos y los aceites que usamos en casa podemos llevarlos al punto limpio, donde serán tratados y reutilizados y así el agua residual será mucho más fácil de depurar.

No podemos olvidar que el agua no es infinita y muchas zonas de la Tierra sufren escasez. Esto no quiere decir que no podamos lavarnos, beber o limpiar, pero sí que debemos prestar atención para gastar sólo el agua que sea necesaria. Un grifo abierto gasta 12 litros por minuto: si cerramos el grifo mientras nos peinamos o lavamos los dientes, conseguiremos un ahorro importante. También duchándonos en vez de bañarnos, o instalando sistemas de ahorro, como una botella llena de arena en la cisterna del inodoro: cada vez que tiremos de la cadena ahorraremos litros.

UN ASUNTO MUY SÓLIDO: LOS RESIDUOS

Otro gran problema es el de la basura, ya que cada vez generamos mayor cantidad. Para hacer frente a este problema nos apuntamos a las tres R: Reducir, Reutilizar, Reciclar. Podemos reducir, utilizar menos envases, envoltorios, utensilios de usar y tirar. Reutilizar, empleando objetos o envases ya usados para otros fines. Así una lata decorada puede ser un portalápices, los posos de café y la cáscara de huevo, un fantástico abono. ¿Y con todo lo que aún queda en nuestro cubo? También podemos reciclar. Para ello hicimos una práctica en clase viendo qué materiales iban a cada uno de los contenedores de reciclaje, y fabricamos nuestro propio contenedor para el papel de clase. Después de estas jornadas, hemos visto que respetar el medio ambiente no es complicado, aunque sí requiere un esfuerzo.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Hablan los centros

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón